EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Música en claridad

Cuando el cero es lo más importante: el pilar no contributivo en la futura reforma
29/04/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/04/20210429_MDD_Mathias-Da-Silva.mp3
Descargar Audio

Hay consenso a nivel técnico, de que el pilar cero se trata de uno de los aspectos más importantes de los sistemas de jubilaciones, dijo al inicio de su columna en El Menú del Día, el periodista Mathías Da Silva.

Para tener lo que se denomina causal jubilatorio, la persona debe tener más de 60 años de edad y 30 años de servicio, es decir de trabajo formal y aportes, para acceder a lo que se denomina jubilación común explicó.

También está la jubilación por edad avanzada, para la que se requieren 70 años y 15 de servicio, o una escala progresiva hacia abajo que llega hasta los 65 años y 25 de aportes. De esto surge, dijo, que el sistema previsional uruguayo se rige por el criterio de que el acceso a una jubilación y la condición de esa pasividad dependen de la historia laboral y contributiva de la persona. Dicho de otra forma, a más años de trabajo formal uno puede aspirar a una mayor jubilación.

Sin embargo, señaló que  está contemplado que el resto de la población que no pudo alcanzar esos requisitos acceda a un ingreso en la tercera edad, dentro del llamado régimen no contributivo. Del nombre puede surgir que se trata de personas que nunca aportaron y eso no es así indicó Da Silva, sino que lo hicieron pero por debajo de los niveles antes mencionados, y lo que ocurre es que al darle una prestación no se valoran esos aportes, es decir el monto ya no depende del historia laboral.

En 2020 unas 19.000 personas cobraron la pensión a la vejez, destinada a mayores de 70 años que carezcan de recursos económicos suficientes para hacer frente a sus necesidades básicas, para lo que se toma en cuenta los ingresos del hogar en donde vive, y se abona una prestación de 13.000 pesos al mes comentó.

Pese a esto, señaló que dentro del régimen no contributivo la prestación que tiene más peso es la pensión por invalidez, cobrada 63.700 personas en el 2020, destinada a personas con discapacidad severa o con discapacidad común y en situación de carencia de recursos. Al igual que el caso anterior cobran 13.000 pesos al mes.

Además de estos dos grandes grupos, hay otros pensiones que abarcan un universo menor (por violencia doméstica, víctimas de delitos violentos, pensión reparatoria, pensión graciable a ciudadanos destacados o el subsidio de asistencia a la vejez), y contabilizando todo llegamos a que en total unas 86.000 personas son abarcadas por este esquema no contributivo informó el periodista Da Silva.

Mencionó que son personas que reciben un ingreso para transitar la tercera edad por parte del Estado y a diferencia del esquema de jubilación común, no está asociado a su historial laboral.

Según datos del BPS, en esto, que es actualmente el pilar cero del régimen previsional uruguayo, se destinan recursos 1.160 millones de pesos al año, equivalentes a unos 26 millones de dólares señaló.