¿Cuáles son los límites de la selección genética en la reproducción asistida?
26/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/200624-03-ZONA-GENETICA-1.mp3

Existen múltiples tratamientos de reproducción asistida que facilitan o sustituyen a los métodos naturales de fecundación y cada vez ganan mayor popularidad. A pesar de tener muchas ventajas, estos generan cuestionamientos éticos en torno a la manipulación embrionaria. Un embriólogo clínico contó a Sputnik qué está permitido y qué no.

Fecundación In vitro, ovodonación, inseminación artificial y subrogación de vientre son algunos de los métodos biomédicos utilizados para tener hijos. Estos se utilizan en contextos muy diversos, que van desde problemas de fertilidad o enfermedades genéticas en una pareja, hasta uniones homoparentales y personas que desean tener un hijo solas. Pero ¿cuáles son los límites?

«En algunos países la manipulación genética en embriones está permitida. En el caso del Reino Unido, pionero en su legislación, se autorizó un tratamiento llamado ‘tres padres un bebé’, o transferencia nuclear para enfermedades mitocondriales. En este se utiliza el ADN de la madre insertado en un óvulo de la donante y los espermatozoides del padre», explicó el embriólogo clínico Pedro Martínez, director de la clínica de reproducción y fertilidad Celagem en Colombia.

El entrevistado destacó que en China se han hecho estudios, sin validación clínica, en los que se utilizó el sistema Crispr, para modificar el ADN de los embriones. En el resto de los países del mundo, la manipulación genética no está permitida. En Colombia existe un proyecto de ley que la prohíbe. Lo que realizan en Celagem es la selección genética de los embriones.

«El diagnóstico genético preimplantacional que se le hace a los embriones permite elegir el que sea sano. Se utiliza en la fertilización in vitro para aquellos pacientes que padecen una enfermedad genética y no se la quieren transmitir a sus hijos. Pero no es una manipulación genética sino una selección», aclaró Martínez.

Pero este no es el único caso para el cual se permite seleccionar embriones. En algunos países como Colombia también se puede utilizar para elegir el sexo del bebé en tres casos. Uno es el equilibrio familiar —cuando ya se tienen hijos de un sexo y se quieren tener del otro—. Luego está el cultural y aplica a religiones en las que se necesita tener un hijo varón para ser el heredero. Y el último es para evitar enfermedades ligadas al sexo. Pero no se permiten seleccionar los rasgos físicos.

«Involucrarse en un tratamiento de fertilidad para saber de qué color van a tener los ojos tus hijos no tiene sentido, porque no se puede modificar. Entonces no está bien éticamente, no es un tratamiento que yo ofrezca ni realice», concluyó.

Esto y más en Zona Violeta.