CRYSOL reclama que el nuevo Parlamento trate el pedido de desafuero de Guido Manini Ríos
13/02/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/02/GRISONI-1-web-13-02-20.mp3

Este miércoles la Asociación de ex presas y ex presos políticos de Uruguay CRYSOL, dio a conocer un comunicado recordando en primera instancia que el senador electo por Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos “en ningún momento señaló haber informado a la Justicia acerca del testimonio incriminatorio brindado por José Gavazzo sobre la desaparición del cuerpo de Roberto Gomensoro Josman, asesinado en el cuartel de Artillería Nº 1 en marzo de 1973, durante el gobierno de Juan María Bordaberry”.

Posteriormente la Asociación lo acusa de hacer gala de una “soberbia propia de la impunidad” cuando, ante diferentes medios de prensa, hizo un reconocimiento público de sus omisiones, de su tránsito institucional al margen de la ley” aunque luego se “presente como una víctima perseguida del sistema”.

Sin embargo CRYSOL insiste en que las evidencias en contra de Manini Rios son abrumadoras y que no obstante “no existe ningún documento que acredite que haya cumplido con su obligación de informar al Poder Judicial como correspondía”.

“Por si fuera poco – continúa diciendo el documento – tres generales en situación de retiro, que integraron los Tribunales de Honor, ya lo responsabilizaron en los estrados judiciales por las omisiones”.

En base a estos y otros conceptos entienden que la Cámara de Senadores no puede estar integrada por personas con causa judiciales, con personas que violentaron disposiciones legales vigentes y que, además, han encubierto a los responsables de crímenes de Lesa Humanidad para que puedan evadir su castigo, transformándose en cómplices de ellos. En democracia somos todos iguales ante la ley: debe haber justicia. Los delincuentes deben ser juzgados y condenados”.

A todo esto se refirió Gastón Grisoni, representante de CRYSOL, entrevistado por INFO24.

Grisoni hizo alusión también a las declaraciones de otro integrante de Cabildo Abierto, el Coronel Raúl Lozano, hombre de confianza de Manini Ríos que, entre otras cosas declaró que “hoy por hoy sabemos que paga mucho el tema de hablar de las torturas y esas cosas que ocurrieron en aquellos años” para concluir diciendo que “hay mucha cosa que no hay que sacarla de contexto ni tampoco ponerle un color”.

Lozano también se preguntó si a los niños “los esperaban afuera de jardinera para pegarles”, lo que generó el repudio inmediato de las personas que en aquel momento fueron niños y que efectivamente sufrieron en carne propia el terrorismo de Estado. En ese sentido Grisoni entiende que esas expresiones del militar forman parte de un relato que se pretende instalar en la sociedad.