COVID-19 y patentes: «Sería un desastre que empresas tengan el monopolio de la vacuna y de medicamentos»
21/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/200420-02-TELE-VACUNAS-1.mp3

«Sabemos de experiencias pasadas que si no hacemos nada ahora para impedir estos abusos de precios extremos se crearán condiciones muy malas para enfrentar esta pandemia, que es muy grave», dijo a En Órbita Felipe Carvalho, referente de la Campaña de Acceso a los Medicamentos Esenciales de Médicos Sin Fronteras.

En el marco de una iniciativa que ya lleva más de 20 años de vigencia contra el lucro en los precios de los medicamentos, Médicos Sin Fronteras emitió una declaración para ajustar la mencionada campaña a los tiempos que corren.

Hasta el momento el COVID-19 infectó a 2,5 millones de personas y mató a más de 166.000. Si bien se la considera una enfermedad que no distingue de clases sociales ni fronteras ni culturas, las poblaciones económicamente más vulnerables son las más afectadas.

Como ejemplo de esto sirve lo que pasa en Nueva York, donde si bien hay contagiados en todos los estratos sociales, el virus golpea especialmente a los latinos, con 30% de las muertes por esta causa.

«Es importante que las empresas no tengan monopolio y no saquen ningún tipo de provecho económico de los medicamentos, tests o vacunas para esta pandemia, porque sería un desastre», explicó Carvalho. Entre otras razones, porque «prolongaría la epidemia y daría un contexto de fraccionamiento del tratamiento y de las opciones que van a surgir», agregó.

«Hacemos un llamado a las empresas para que no utilicen ningún derecho de propiedad intelectual ni patente sobre ninguna tecnología (…) también a los gobiernos para que apliquen medidas para impedir este patentamiento», indicó.

Memoria reciente

La campaña de Acceso a los Medicamentos Esenciales tiene más de 20 años, tiempo en el cual la ONG ha podido sacar conclusiones y reunir evidencias sobre la inequidad existente en este rubro.

«Llegamos con las manos vacías, no tenemos vacuna ni tratamiento, pero sí algunas opciones de test aunque hay que evaluar su eficacia. Estamos muy poco preparados y esa es la característica del sistema de patentes: cuando no hay interés comercial fuerte no se desarrollan los productos», consideró el entrevistado.

El vocero de Médicos sin Fronteras dijo que esto ocurrió con otros males asociados a la familia del coronavirus como el SARS —que golpeó Asia entre 2002 y 2003— o el MERS, que hizo lo propio en Oriente Medio en 2012.

«Los tratamientos ylas vacunas están cercados de patentes y al final del dia son las empresas farmacéuticas las que deciden dónde estará disponible, dónde no y a qué precios. Así se excluye a mucha gente del acceso», graficó.

«Lo mismo pasó con la epidemia de Ébola en África Occidental hace un par de años. Ahí también se conocía el potencial de letalidad de aquel virus pero no se desarrolló nada (…) es un sistema de innovación que es muy restrictivo en cuanto a qué tecnología están desarrolladas, y cuando se desarrolla son muy restrictivas en torno a quién se beneficia», explicó Carvalho.

Como ejemplo, Carvalho se refirió a la pandemia de VIH Sida: «en 20 años de existencia de tratamiento solo se alcanza a tratar 50% de las personas que lo necesitan. Los precios son una barrera constante en este proceso».

Conclusiones

Carvalho remarcó que «hace años ya tenemos una crisis de innovación y acceso que necesitamos enfrentar. Quizás en estos momentos está más claro para las autoridades y la comunidad científica, y podamos aprovechar como una oportunidad de repensar las bases de este sistema».

Ante el COVID-19 países como Chile, Ecuador, Colombia, Alemania, España o Canadá avanzan adoptando medidas para la anulación de patentes mediante la emisión de licencias obligatorias, informó. “Hay una compresión de que esto es un gran riesgo».

El entrevistado definió como prioritario el hecho de que «todos estos mecanismos tengan desde un principio medidas muy claras de acceso, porque estamos poniendo inversiones públicas en desarrollo de productos que deben estar disponibles a todos los que necesitan».

Carvalho destacó que actualmente muchos de los dineros públicos que se vuelcan a la investigación de medicamentos y vacunas «se convierten en propiedad privada de una empresa equis y no hay claridad de cómo se garantiza el acceso. (…) Lo más importante es que se precise que la distribución sea basada en cuestiones de salud y que el acceso sea prioridad», reclamó.