EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Info24 Mediodía

Coronabonos: la pandemia deja ver las grietas en la Unión Económica y Monetaria Europea
02/04/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/04/200401-04-CONT-UNION-EUROPEA_1.mp3
Descargar Audio

Alemania y Países Bajos mostraron su disconformidad frente a la propuesta de Italia, España y Portugal para paliar la crisis en el sur de Europa. La falta de acuerdo dejó ver las antiguas diferencias entre los países en torno al rol del bloque económico continental. 

Italia y España juntas cuentan ya más de 20.000 muertos por el COVID-19. Ambas naciones han tenido que hacer frente a la crisis sanitaria y a la económica provocada por la cuarentena y su consecuente falta de actividad. Para ello solicitaron ayuda a la Unión Europea, pero la respuesta no fue la esperada.

«La idea de Italia, España y Portugal ha sido la de crear unos ‘coronabonos’, que Alemania prefirió llamar bonos de reconstrucción», explicó a Sputnik la doctora en Estudios Europeos Beatriz Hernández. Tales bonos han estado en discusión varias veces en los últimos 10 años e implicarían la asunción del riesgo de la deuda de forma comunitaria. Los emisores conjuntos serían los 19 países —de los 27 de la Unión Europea— que integran la Unión Económica y Monetaria más conocida como Zona Euro.

«Hoy en día le sale muchísimo más caro a Italia, España y Portugal generar deuda. Los países están vendiendo bonos para poder inyectar liquidez al sistema financiero, que en el fondo es el que va a financiar repactaciones de deuda con las grandes empresas, con las pymes, las hipotecas, etc».

«La idea de los eurobonos lo que busca es que se emitan bonos europeos en vez de por país y que todos asuman el riesgo en conjunto. Claro que eso no le ha gustado mucho a Alemania que siempre ha sido reticente a la idea. Pero si tu tienes un sistema económico, una unión económica y monetaria, también es lógico que los bonos de deuda sean conjuntos», agregó la académica de la Universidad Diego Portales.

Junto a Alemania, Países Bajos es el otro gran opositor a la idea, lo que le ha merecido al primer ministro Mark Rutte, y al ministro de finanzas Wopke Hoekstra fuertes críticas de la oposición y de la ciudadanía. «No he mostrado suficiente empatía con el sur» reconoció Hoekstra este martes 31, luego de haber sido acusado de frío y falto de solidaridad en sus declaraciones sobre el tema.

Sin embargo su país, al igual que Alemania, no sólo no aceptó los eurobonos sino que tampoco accedió a que se utilice el fondo de reserva con el que cuenta el Banco Central Europeo para los casos de crisis y emergencias. Tal reserva fue establecida luego del tercer rescate a Grecia, como forma de evitar nuevas crisis en cualquiera de los países que integran el grupo.

«Lo que estamos viendo ahora es que efectivamente los países están viviendo una crisis que pudiera ser incluso más fuerte que la del 2009. En ese sentido hay una lógica en poder usar ese fondo», señaló Hernández.

Sin embargo una tercera opción es la que defienden Países Bajos y Alemania: la puesta en marcha de un «nuevo Plan Marshall», inspirado en el programa de apoyo económico que hizo EEUU a Europa luego de la Segunda Guerra Mundial. Una idea que no termina de cuajar ante la ausencia de fondos para financiarlo.

«¿De dónde sacan los fondos para el Plan Marshall si no es del Banco Europeo y de ese fondo de reserva que tienen para emergencias?. La Comisión Europea también ha pedido que se ayude a estos países y haya más solidaridad. Pero esta no tiene presupuesto propio, entonces no puede dar esas ayudas. El único que puede es el Banco Central Europeo», concluyó.