Conoce cuál es el primer país del mundo con transporte público gratuito
12/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/200311-03-ZV-TRANSPORTE-LUXEMBURGO_1.mp3

Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, descongestionar el tráfico y hacer que el transporte sea accesible para todos son algunas de las razones detrás de esta iniciativa impulsada por el reino de Luxemburgo. Se eliminaron las tarifas de trenes, tranvías y autobuses con el objetivo de que las personas usen menos su automóvil.

En Luxemburgo el transporte público es gratis desde el 1 de marzo. La decisión la tomó el Gobierno de este pequeño país europeo de solo 600.000 habitantes, el cual tiene una fuerte influencia del partido ecologista.

«Aunque ya se hablaba de esto desde hace unos años, la iniciativa sorprendió a todo el mundo porque no se esperaba que fuera tan rápido. De todas formas, los precios del transporte no eran caros en comparación con otros países. El principal objetivo es la preservación del medioambiente ya que en Luxemburgo hay demasiados coches», dijo el periodista y fotógrafo portugués Paulo Lobo.

Agregó que aún no se han visto demasiados cambios en el tráfico en las carreteras desde que se implantó esta medida y que modificar los hábitos va a llevar tiempo. Uno de los principales obstáculos es la falta de infraestructura necesaria para que toda la población pueda utilizar el transporte gratuito.

«Por el momento, para mucha gente no es práctico. Algunos trabajamos lejos de la capital y no hay conexiones suficientes. Yo llego a casa en media hora y si usara transporte público tardaría una hora y media. Además, hay muchos que vienen a trabajar desde Francia, Bélgica o Alemania y para ellos es muy complicado no utilizar el auto», contó el periodista.

En este sentido, el Gobierno planea invertir 4.000 millones de euros en ferrocarriles entre 2018 y 2028 y actualizar la red de autobuses. Con esto esperan que para 2025 solo un 65% de las personas sigan usando el auto, en comparación con el 73% en 2017.

«Luxemburgo es uno de los países más ricos de Europa y su capacidad financiera le permitió implantar esta medida que cuesta mucho dinero al poder público, es decir, a todos nosotros. Además el país es pequeño, no sé si una iniciativa así sería posible en un país grande como Francia», concluyó Lobo.