˂ Volver a Portada

Info 24

Condena a Ferro se da tras más de 40 años de lucha por parte de la familia Tassino

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS


La Justicia condenó al represor Eduardo Ferro por el asesinato y la desaparición del militante sindical y comunista Oscar Tassino.

La jueza Silvia Urioste hizo lugar al pedido del fiscal Ricardo Perciballe y procesó con prisión de Eduardo Ferro, por la desaparición del militante comunista y sindical, Oscar Tassino, cuya detención ilegal ocurrió en junio de 1977. Al coronel retirado se le imputaron los delitos de homicidio muy especialmente agravado, privación de libertad y abuso de autoridad.

El integrante de la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos Javier Tassino, hermano de Oscar Tassino, dijo a Info 24 que la condena a Ferro «le hace bien a la democracia. Es Justicia, es un represor y un genocida muy pesado que está preso», pero dijo que «esto continúa» y «saber donde están los cuerpos (de los desaparecidos) es muy importante».

Por su parte, el abogado de la familia, Martín Fernández, integrante del Instituto de Estudios Legales y Sociales del Uruguay (Ielsur), dijo a INFO 24 que se ha dado «un paso luego de todos los vericuetos y las trabas que se dieron», lo que incluye el episodio de la fuga a España, su captura y su extradición a Uruguay.

Durante cuatro décadas, las familias de la víctima «había recibido un golpe tras otro», hasta que esta semana la jueza hizo lugar a la condena de Ferro, en una causa judicial que data del año 1985.

Puntualizó que «todavía resta seguir trabajando por la Verdad, sería bueno saber que pasó con Oscar Tassino, donde está y que la familia se pueda reencontrarse».

La caída de Ferro

El 27 de marzo, el represor Eduardo Ferro fue trasladado a Montevideo desde España por Interpol. El coronel retirado estaba prófugo desde 2017 y decidió entregarse en enero para someterse a la Justicia uruguaya. Ferro estuvo en prisión preventiva hasta el 15 de abril, hasta que el Tribunal de Apelación definió su liberación, amparándose en el anterior código procesal que impedía la prisión sin procesamiento.

Tassino tenía 40 años al momento de su desaparición, estaba casado y tenía tres hijos. Era militante sindical en UTE y del Partido Comunista.