Como consecuencia de la transnacionalización de la economía las burguesías nacionales quedan acorraladas porque no pueden competir
18/11/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/11/MUJICA-2020-11-18.mp3

En su espacio de reflexiones en M24 el expresidente José Mujica retomó el tema de las empresas transnacionales en la economía mundial y los países.

Mujica puntualizó que “la empresa transnacional hoy es una construcción del capital como forma de organización que busca reproducirse con la mayor eficiencia posible, buscando siempre el mayor rendimiento y también la mayor seguridad posible hasta donde se puede calcular”.

Apuntó que “las empresas transnacionales no están monitoreadas por carmelitas descalzas” y que en cambio “están impulsadas por el interés de reproducir el capital, necesitan ganancia y adoptan formas prácticas que se adaptan a las distintas realidades pero siempre persiguiendo el beneficio”.

“Pero han generado un oficio de gestión, tratan de contratar personal muy competente en la dirección de la gestión, los buscan en las mejores planillas universitarias, los miman, les pagan muy caro, a veces los hacen socios. Y están compuestas por masas de capital diversas, a veces tienen un núcleo importante de origen histórico, familiar, pero se suman otras formas (…) de cantidades de capitales” como los “fondos de inversión” de distinto origen.

“Pero bajando a nuestra realidad (…) este tipo de inversiones en muchos casos son capaces de fundar fábricas y laboratorios donde no había nada, y de crear y educar y formar tecnología para generar nueva riqueza, generar nuevas fuentes de trabajo, a veces contribuir en forma importante a las exportaciones que puede tener un país.

Es decir, si bien no son carmelitas descalzas” hay algunas “de estas inversiones que pueden ayudar, sobre todo cuando resuelven problemas que somos incapaces, por diversas razones, de resolver nosotros”.

“Esto no es decir a todo que sí, ni a todo que no”, anotó. Y esas incapacidades se generan “a veces no por falta de capital” sino “por falta de expertise, falta de oficio, por imposibilidad de nuestra burguesía nacional de pelear en el mercado internacional y de hacer a frente a los desafíos.

Esto es otra consecuencia de la transnacionalización de la economía, las burguesías nacionales van quedando acorraladas porque no pueden competir con estos monstruos que vienen de afuera porque tienen mayor capital, mayor tecnología, mayor eficiencia, y no miran un país, miran el mundo.

Y por eso” las empresas locales “se retraen o venden”. “Quiere decir que este fenómeno de la transnacionalización tiene aspectos que pueden ser positivos y aspectos que son peligrosos, no es que sí ni que no, es caso a caso, lo que menos frecuentemente podemos hacer”, lamentó.