EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Todo Por La Misma Plata

Cómo afectó la pandemia a la movilización social y el impulso (o no) a la movilización digital
22/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200722-VIDA-DIGITAL.mp3
Descargar Audio

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS.

La pandemia de COVID ha restringido nuestra capacidad de protesta en el espacio público y ha obligado a organizaciones y colectivos a buscar otras formas de movilización, especialmente, en el mundo digital.

Ponemos el foco en dos casos en particular: la lucha contra la Ley de Urgente Consideración y la Marcha del Silencio, en sus versiones digitales.

¿Seguiría en pie el gobierno de Sebastián Piñera si no hubiera cuarentena obligatoria en Chile?

¿Se hubiera aprobado de igual forma la Ley de Urgente Consideración si hubiésemos podido salir a la calle?

¿Alcanzó a más o menos personas la Marcha del Silencio en su edición 2020?

En la columna de hoy vamos a hablar sobre cómo afectó la pandemia a la movilización social y sobre todo, cómo impulsó (o no) a la movilización digital.

No son pocos los que afirman que el país con la mayor economía mundial, tiene un presidente que llegó al poder gracias a su campaña sucia en Facebook.

Las Fake News, desperdigadas y teledirigidas en redes sociales fueron en gran parte responsables de que Donald Trump o Jair Bolsonaro llegaran al poder en las dos economías más grandes del hemisferio: Estados Unidos y Brasil

Dos instancias que requerían del uso del espacio público en la ciudad y que sin embargo tuvieron que enfrentar el desafío de la movilización y la lucha en el mundo digital.

La lucha contra la LUC

Se desarrollaron las campañas digitales “¿Cuál es la Urgencia?” y No a la LUC, ambas con un muy bajo alcance en redes.

También muchas organizaciones sociales que se oponían a esta ley ómnibus lanzaron sus mensajes en redes sociales, entre ellas, tal vez la más importante es el PIT CNT. Pero también la FEUU, FUCVAM o la Intersocial.

Todas estas organizaciones cuentan con una presencia digital muy acotada, que no se corresponde con su importancia o presencia en otros ámbitos.

Pero cuando la calle se cierra y nos tenemos que quedar en casa, el mundo digital puede cobrar aún más relevancia de la que ya tiene, y estas organizaciones fracasaron en la movilización digital.

En conclusión, la lucha contra la LUC en el mundo digital fue un fracaso rotundo, sin mensajes claros, sin coordinación entre organizaciones y sin ideas originales.

Marcha del Silencio

Por otro lado, lo que pasó con la Marcha del Silencio fue muy diferente. Hubo una idea, hubo una buena ejecución y también hubo una gran respuesta.

La campaña de Imágenes del Silencio sumó 50.000 seguidores en las redes sociales, de forma orgánica y en muy poco tiempo.

El alcance de las fotos de distintas personalidades abrazando o cargando las fotos de un desaparecido, compartiéndose a razón de una por día y en cuenta regresiva al 20 de mayo generó expectativa pero también tuvo amplio alcance.

Esas fotos rompieron una y otra vez las burbujas creadas en las redes y el video final de la campaña recogió más de 260 mil reproducciones sólo en las cuentas oficiales.

Pero tal vez el mayor éxito de esta campaña, fue conjugar, como lo han hecho antes el movimiento del No A La Baja en 2014 o el de No a la Reforma en 2019, la potencia de los medios digitales, con la intervención del Espacio Público.

Fueron incontables las balconeras, posters, pañuelos y más con la margarita que simboliza la lucha de los familiares de desaparecidos. La marcha no corrió por 18 de Julio, pero apareció como nunca antes en ventanas, autos, mochilas y puertas.

Está conjunción entre el mundo “real” y el virtual es complementaria.

Juan Pablo Mendez.