Colombia: alarmante aumento de asesinatos de campesinos y líderes sociales
30/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/200629-01-EN-ORBITA-1.mp3

Militares fueron entregados a la Fiscalía por su presunta participación en el asesinato de un joven campesino. ‘En Órbita’ conversó con Juan Carlos Quintero, directivo de la Asociación de Campesinos del Catatumbo, organización que participó del procedimiento.

Los militares fueron capturados el sábado 27 por habitantes de la zona conocida como Caño Totumo, región de Catatumbo, departamento del Norte de Santander. En la mañana de ese día, Salvador Jaime Durán, de 22 años, esperaba a su padre cuando recibió varios impactos de bala. Al acudir al lugar tras escuchar las detonaciones, los vecinos alcanzaron a ver y perseguir a un grupo de militares de una unidad que opera en la zona.

La Defensoría del Pueblo, la Policía, la Alcaldía y el senador Jesús Alberto Castilla, de la Comisión de Paz del Senado, acompañaron el posterior proceso y entrega a autoridades de los implicados.

«La aprehensión material fue bajo la figura de captura ciudadana que contempla nuestra legislación penal. (…) Se espera un proceso con los elementos materiales probatorios reunidos en la escena del crimen y que se presenten ante un juez. Esperamos que la Fiscalía impute el delito de homicidio», dijo a En Órbita Juan Carlos Quintero, directivo de la Asociación de Campesinos del Catatumbo.

En primera instancia, el sargento a cargo de la base militar negó que las personas capturadas estuvieran a su cargo, aunque luego lo admitió. Según el entrevistado, «esto generó sospecha y contradicción» en la comunidad. «Se trata de un encubrimiento de un superior a sus subalternos», agregó Quintero.

Además de Durán, otros tres líderes campesinos y sociales fueron asesinados durante el sábado 27 y el domingo 28.

Entre las víctimas se encuentra el dirigente de la etnia embera Javier Uragama, cuyo cuerpo fue encontrado con indicios de tortura. También Ovidio Baena, de la Unión Sindical Obrera, y Yoanny Yefer Vanega, de la Asociación de Campesinos Trabajadores de la Región del Río Guayabero.
«Es una tensión muy grande, la gente está muy asustada. Estos escenarios pueden ser repetitivos y se tienen serios antecedentes de la prácticas de asesinatos extrajudiciales sistemáticos de campesinos», dijo el directivo y responsable de derechos humanos de la Asociación de Campesinos del Catatumbo, Colombia.

Desafío en Uruguay

Se cumplió la tercera y última etapa del reinicio en la educación presencial. El pequeño país sudamericano se encuentra a la vanguardia en la región sobre el regreso a clases de los estudiantes y otras medidas de desconfinamiento, si se lo compara con los problemas que naciones vecinas enfrentan ante la pandemia del coronavirus.

Este lunes 29 de junio abrieron 36 escuelas con capacidad de 14.892 alumnos de todos los centros de la capital Montevideo y del departamento de Canelones.

Desde la primera etapa del 1 de junio se dio la apertura de 2.277 escuelas que habilitan a 344.121 niños a las clases presenciales. En Secundaria comenzaron a funcionar 116 liceos con un total de casi 93.000 alumnos con posibilidad de asistencia.

A los estudiantes se les toma la fiebre antes de ingresar a las aulas, y se mantiene el protocolo de higiene autorizado por el Gobierno. El reintegro sigue siendo voluntario mientras se mantenga la emergencia sanitaria.

«Hemos estado muy atentos al cumplimento de las condiciones sanitarias desde la primera etapa», dijo a En Órbita Alejandro Sosa, vocero de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (FENAPES).

El entrevistado señaló que «no todos los estudiantes se reintegran hoy», en referencia a un retorno gradual al que apuesta el Estado. También opinó sobre «la necesidad de subdividir los grupos» para aplicar la distancia del protocolo, y «trabajar con tandas de estudiantes» mientras se avanza en tener las condiciones de infraestructura para recibir a los estudiantes.

Sosa enumeró la importancia de contar con insumos como tapabocas, alcohol en gel y alfombras sanitarias, como también con aplicar los procedimientos de ventilación, limpieza y desinfección de aulas, los que, según reconoció, se han visto afectados por la falta de funcionarios de servicio.

EEUU y sus fake news

Rusia tildó de falsas las publicaciones sobre un presunto complot con los talibanes.

El periódico New York Times afirmó sin pruebas que este país ofrecía recompensas al movimiento insurgente para que ataque a militares estadounidenses en Afganistán.

Esta información fue rechazada por Washington y Moscú. El presidente estadounidense Donald Trump tachó el artículo del periódico como un «nuevo encargo». Y señaló que nadie le informó ni a él ni a altos cargos de su administración sobre estos ataques en el país asiático.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, sugirió a los periodistas «tomar nota de la reacción de Trump» a ese tipo de publicaciones. Asimismo, lamentó que medios de comunicación que antes eran prestigiosos, publiquen noticias falsas con cada vez más frecuencia.

El movimiento Talibán desmintió igualmente las acusaciones del periódico estadounidense. «El Emirato Islámico no es herramienta de nadie y no se usa para impulsar metas extranjeras», destaca el comunicado de la milicia.

Estas y más noticias en En Órbita. Pueden escucharnos todos los días a las 19 horas de México, las 21 horas de Uruguay y las 0 GMT.