Coca-Cola es así: dueño de embotelladora en México propone «derrocar» a AMLO
23/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/200622-02-TELE-GRUPO-ANTI-AMLO-1.mp3

«No articula propuesta, todo es anti cuarta transformación, anti Andrés Manuel López Obrador, anti política pública frente la pandemia de COVID-19. La propuesta es la gran ausente», dijo a Sputnik el analista mexicano Eduardo Ibarra Aguirre, sobre el surgimiento del Frente Nacional Anti Amlo (FRENA).

En mayo comenzaron las caravanas del FRENA por todo el país con consignas que van desde «fuera el comunismo de México», «México no te quiere AMLO» o «AMLO corrupto, chinga tu madre». La creación del grupo se conoció en abril con las declaraciones de Pedro Luis Martín Bringas, consejero de la poderosa cadena de Supermercados Sonora.

“La solución en este momento para México es hacer que dimita el dictador bolivariano Andrés López”, decía en un video que hizo circular por las redes. Bringas y Sonora habían estado involucrados, en julio de 2012, «en la compra de entre 3 y 4 millones de votos por medio de las tarjetas Monex y la cadena de supermercados Soriana».

Se entregaban, de acuerdo con las denuncias del entonces candidato López Obrador, a cambio del compromiso de votar por el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Enrique Peña Nieto, a la postre electo presidente (2012-2018).

Bringas y otros empresarios confluyen en la actualidad en FRENA, nacido formalmente en abril de 2020. Sin embargo, algunos de sus principales voceros ya habían iniciado el proceso rupturista. En noviembre de 2019 el exdirectivo de FEMSA (Coca-Cola México), Gilberto Lozano, concurrió a una base militar de Nuevo León con otras 10 personas a pedir que los militares derrocasen al mandatario.

Tan dulce que empalaga

No es el único nexo de esta empresa con FRENA. «El presidente de FEMSA y de la cadena OXXO, conocido popularmente como El Diablo, declaró hace unos días que pagaba lo que le debe al SAT [Servicio de Administración Tributaria] y que ponía el doble para la revocación del mandato de López Obrador», indicó Ibarra Aguirre, director del portal periodístico Forum en Línea.

Se refería a José Antonio Fernández Carbajal, quien aceptó pagar la deuda millonaria que la empresa mantenía con el SAT. FEMSA embotella la Coca-Cola que se consume en México y en buena parte de América Latina gracias a las plantas que posee en 10 países de la región, incluyendo Brasil, el otro gigante latinamericano.

Pero no solo FEMSA tuvo que saldar sus cuentas con el fisco mexicano después de años de «olvido». «Ya obligó a consorcios nacionales y locales» a ponerse al día por un monto superior a los «30.000 millones de pesos que debían», apuntó el entrevistado.

El envase es lo de menos

Para Ibarra Aguirre, es muy difícil visualizar la evolución que tenga este grupo, al que por ahora define como marginal en cuanto al respaldo popular que pueda tener.

Sin embargo, consideró que «las transformaciones realizadas hasta hoy por López Obrador son realmente significativas dentro de un contexto y un macro modelo que sabemos es insustituible, incambiable en sus partes medulares».

«Para abreviar palabras, diría que el proyecto ‘lopezobradorista’ es y será achatar las aristas más filosas del macromodelo del capitalismo salvaje, popularmente conocido como neoliberal», afirmó el entrevistado.

Pura efervescencia

En contraposición al malestar de ciertos empresarios y sectores defensores del neoliberalismo con la política económica fijada por AMLO, el presidente parece gozar de un amplio respaldo popular a un año y medio de haber asumido el cargo y en plena crisis sanitaria .

A mediados de 2021 se desarrollarán las elecciones de medio término en las que se ponen en juego, entre otras cosas, 15 gobernaciones y 500 diputados. El partido oficialista Morena hoy ostenta la mayoría histórica de 338 bancas, muchas de ellas en alianza con otros partidos.

Las encuestas indican que el oficialismo obtendría entre 10 y 11 gobernaciones y la mayoría de diputados. De hecho, el 4 de julio habrá una jornada de respaldo a la gestión de AMLO y la llamada cuarta ola de transformaciones (4T), al tiempo que se crean grupos de boicot a las empresas que se alinean detrás de FRENA.