Cecilia y ´Willy´ de Radio Vilardevoz hablaron de la salud mental como producto social y recordaron formas de la incomprensión y la ignorancia
09/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/20200709-vilardevoz.mp3

Entrevistados en InterCambio Cecilia Baroni y Mario ´Willy´ Vallejos, integrantes del Colectivo de Radio Vilardevoz, hablaron de salud mental y los estigmas, la culpabilización y la ignorancia que dominan la percepción de la sociedad respecto de las complejidades síquicas de los humanos.

Baroni, sicóloga de profesión, explicó las diferencias sustanciales entre los conceptos de “salud mental” y de “enfermedad mental” y habló de las extendidas carencias de conocimiento y comprensión social de ambos.

“En Uruguay tenemos un problema de salud mental colectiva” que se expresa en “números que alarman” de diversas situaciones que van desde “suicidios” hasta “altos niveles de encierro” en establecimientos de control y reclusión tales como “cárceles”, “hospitales” y “asilos”, graficó el punto.

Los sujetos de esos encierros no son solamente “los ´locos´” sino también los “niños” y los “adolescentes”, por ejemplo, “lo que genera muchísimos impactos en la salud mental” a posteriori de las personas. “Si seguimos usando las palabras en forma despectiva, lo único que hacemos es seguir aumentando el estigma”, explicó. Sobre esto, reflexionó preguntando al aire “quién define quién es normal” o “qué es enfermedad mental”.

Baroni siguió explicando que este tema remite a “la historia del ´loco´, la historia de la locura”, que la sociedad opta por condenar o esconder: “´estás fuera´, ´no te creemos´, ´tu opinión no es válida´”. En la sociedad “la locura tiene que tener un lugar y el lugar que encuentra”, casi invariablemente, es el estigma, el borde, el margen o directamente el afuera, la expulsión.

Vallejos, por su parte, contó que “vivo en un refugio” en el que “somos muchos medicados” y en el entorno social “siempre surge el bullineo total, el reírse del ´loco´, ´no le vas a hacer caso a este ´loco´ que toma 400 pastillas por día´”, ejemplificó un razonamiento social común y habitual.