Carlos Viera, exdirector de la OPP: el país le debería agradecer al gobierno del Frente Amplio haber sabido reencauzar la actividad financiera
04/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/20200304-CARLOSVIERA.mp3

Entrevistado en InterCambio el primer director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) en el primer gobierno del Frente Amplio (FA), Carlos Viera, recordó cómo fue la experiencia de asumir aquella responsabilidad histórica y reseñó el extenso e intenso proceso de transformaciones sociales e institucionales de los 15 años posteriores.

Viera evocó que aquel inicio oficial “fue un proceso intenso, emocionante” al que los protagonistas “lo vivimos con mucho énfasis”, más allá de que “no fue fácil” porque “por primera vez la izquierda llegaba al gobierno”.

Explicó que “la OPP es una institución que tiene sus particularidades” y algunas de estas expresan “la mentalidad progresista” que había ganado espacio “en aquel momento” en que el organismo fue creado, cuando comenzaba el gobierno -a la postre trunco- del general Óscar Gestido.

Una de esas particularidades es “la planificación del desarrollo económico”, si bien en 2005 los funcionarios entrantes del FA se encontraron con que la institución ya “no estaba diseñada” para eso “porque la derecha no tiene la idea de la planificación” y su concepción consiste en que “la determina el mercado”. En cambio, los frenteamplistas trabajaron “con una mentalidad de planificación económica del desarrollo”.

Sí había en la OPP “un equipo para la reforma del Estado, del Cepre” (Comisión Sectorial para la Reforma del Estado), ámbito creado al comienzo del segundo gobierno de Julio María Sanguinetti, en 1995. Pero para Viera y su equipo, junto a todo el FA, “la modernización del Estado había que hacerla con la gente y no contra la gente”, contrastó.

Asimismo, “para adecuar la OPP” al cambio de orientación programática “teníamos necesidad de un presupuesto”, y no había. Entonces, “el primer año” debieron hacerlo “con el existente”, del gobierno de Jorge Batlle.

Entre los principales objetivos a abordar por aquel primer gobierno frenteamplista, “el primero de ellos era el tema de la deuda externa” en un “país involucrado en un endeudamiento muy alto”, con una suma de obligaciones externas “cercana al 100% del PBI, con vencimientos a corto plazo” y una muy elevada “carga de intereses”, recordó el entrevistado.

Se estableció entonces “una ardua negociación con organismos internacionales”, relación exterior en la que “todos” los casos “pasan por la OPP” y ese trabajo “fue uno por uno” con los acreedores multilaterales. El resultado “fue un éxito muy rotundo de la política económica” y ahí, “el Ministerio de Economía y Finanzas era puntal en esa negociación”.

“El país le debería agradecer al gobierno del FA” haber sabido “reencauzar la actividad financiera del país”, logro para el cual también “se cambió de acreedores” por otros “que no ponían condicionamientos, como los bonistas”.

Asimismo se reprogramó el cronograma de vencimientos “más a largo plazo” y también “la tasa de interés bajó”. Así Uruguay redujo en estos 15 años su endeudamiento “del 90%” del PBI a poco más “del 50”. “Se rebajó la deuda y la carga de intereses”, así como se revirtió la riesgosa realidad de que “el Banco Central tenía escasas reservas internacionales”.

En el plano más social de los objetivos principales, “si no teníamos el Mides en funcionamiento en 2005 quedaba renga la solución de la emergencia social”, un camino bien “distinto a la ´Ley de Urgencia´” del nuevo gobierno.

En aquel entonces “era notoria la emergencia, no la que inventaron ahora”, y debieron resolver “cómo se podía concretar” el nuevo Ministerio “sin presupuesto”. “Creemos que (desde la OPP) aportamos mucho ahí”, en buena medida gestionando la “cooperación internacional” para acceder a “fondos de Naciones Unidas” durante “el primer año”.

“En tercer lugar”, enumeró Viera, se imponía “atender el problema de la Seguridad Social”, agravado porque “veníamos de la crisis de 2002”, una crisis “prima de la argentina” pero que tenía además “causas propias en Uruguay”. Reseñó la génesis ideológica de la reforma previsional privatista de 1996-1997, con la que a mediados de los años ´90 “a nadie se le podía escapar que la brecha iba a aumentar”. Y efectivamente, “la sacada de ingresos fue un shock”, por producirse simultáneamente una “merma de ingresos e igualdad de prestaciones” durante unos “20, 25 años”, apuntó.

En sentido contrario y en virtud de la orientación puesta en marcha por el FA desde 2005, “por la ´Ley de Cincuentones´” hay una masa de aportes “que re-vienen al BPS” desde las AFAP, fondos que “el gobierno” frenteamplista los aplicó “a un fideicomiso” creado al efecto de “atender a los cincuentones para que se jubilen”.

A ese tipo de fondos el FA “no” los considera “como ingresos y punto” a contabilizar, a diferencia del mundo.
“El otro punto” programático relevante a abordar desde el gobierno en 2005 “era la descentralización”, valorada como “punto importante del gobierno” entre otras razones porque “el reparto para el interior era insuficiente” y por ello había hasta entonces “una pugna” permanente con las Intendencias, a las que los recursos del gobierno nacional “no llegaban”.

El FA también modificó esas injusticias e irregularidades, de modo que “los pagos fueron absolutamente puntuales a las Intendencias del interior”. Asimismo “se creó el Fondo de Desarrollo del Interior” y se inició una “interacción” sistemática con esas Intendencias en torno a “los objetivos del desarrollo”. Posteriormente y desde la creación de “las Alcaldías”, a estas “se les vuelca también rubros desde la OPP”, subrayó el economista. Y “la patente única” fue otra de “las ideas que se elaboraron desde la OPP”.

En ese proceso de 15 años “la creación de la Agesic fue un paso fundamental”, como lo fue avanzar en “la Reforma del Estado”. El veterano militante contó que un documento cualquiera enviado a otro organismo “pasaba casi una semana” en la OPP saltando reparticiones. “Con el FA el flujo de información y la agilidad en los trámites se empezó a dar” por primera vez en el Estado. Y resaltó que “existiendo una mejora técnica” de naturaleza digital, “el gobierno fue capaz de introducirla”, tal como lo hizo desde esos años con “la matriz energética”. También en esto “hay que reconocerle al FA”, aunque “la gente” a veces parece olvidarlo.

Sobre la “coalición de derecha” que gobierna desde el pasado domingo 1, caracterizó que “tiene sus contradicciones internas, por lo tanto le va a ser muy difícil” gobernar, a diferencia del FA, donde “nunca tuvimos tantos problemas para acordar” como se viene evidenciando en el nuevo gobierno. “Ese es otro mérito de la fuerza política”, es decir la capacidad de avanzar en las decisiones “más allá de acuerdos mínimos” y aun trascendiéndolos.

Entre los ítems de la columna del debe, Viera señaló que “seguimos siendo un país muy exportador de productos básicos”, lo cual “es una realidad, pero tiene que ver con el mundo también”, razonó. No obstante, en los 15 años del FA “cambiamos la estructura del comercio exterior”, al que se “diversificó enormemente” tanto en materia de “productos” como de “países”, haciéndolo además “sin el corral de ramas de un TLC”, destacó.

En definitiva, resumió quien fuera durante décadas uno de los referentes económicos de la corriente que dio origen a la Vertiente Artiguista, hay “un caudal del 70, 80% de cosas en las que queríamos avanzar y avanzamos”.

Y ello también incluye la relación entre presión fiscal, estructura de servicios y fuentes de recursos, ya que “la presión fiscal no es tan alta” como pretenden la derecha y el gran empresariado, cuando alcanza “35, 40% en Argentina y Brasil, y 40% en la Unión Europea”, reflexionó.