EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Por Decir Fútbol

Canzani: Talvi es casi como esas murgas que dicen “me despido pero vuelvo”; la gran interrogante es para dónde va
16/06/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/06/20200616-CANZANI.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en InterCambio el sociólogo Agustín Canzani abordó el tema que tituló como “el reseteo político de Ernesto Talvi” y analizó cuál es “la significación que tiene esa decisión” de renunciar a la Cancillería.

Canzani reseñó esta etapa de Talvi como activista y dirigente partidario desde el momento en que “llega a la política con una edad tardía” y ya contando con “una trayectoria académica, técnica, que se aparta de la política” deliberadamente, como lo evidenció frente a la crisis de 2002.

Cuando arriba a la política partidaria “Talvi construye un discurso” que es habitual entre quienes incursionan en ella procedentes de otras actividades, un discurso que se resume con la frase “´hice un montón de cosas en la vida y ahora llegó el momento de devolverle al país todo lo que me dio´”.

“Durante bastante tiempo tuvo” una actuación con una impronta “liberal muy marcada” en el instituto Ceres, “un centro financiado por empresarios importantes (…) vinculados con un modelo liberal en un sentido amplio”.

Al dejar Ceres para lanzarse al ruedo político “comienza con un conjunto de asambleas ciudadanas”, recordadas por “aquella idea de los 130 y pico de liceos públicos pero de gestión privada”. Entonces Talvi era alguien que “dice ´voy a hacer esas cosas´” pero aún no dice “´voy a ser candidato´”. “Esto coincide con la abdicación de Pedro Bordaberry al Partido Colorado” (PC), tras lo cual Talvi “tiene una precampaña electoral financiada por un centro privado” mientras en el PC “el espacio está abierto” a liderazgos.

Es así que “aparece Talvi con esta formulación y en principio no hay nadie más” en la lid “cuando se formaliza la candidatura”, apareciendo sí “Julio María Sanguinetti” a ofrecerle su apoyo, “que Talvi decide no aceptar”. “Esto genera” en Sanguinetti la decisión de “desafiar” al novel político, “empieza a darse competencia” y en solo “un par de meses la candidatura de Sanguinetti crece de manera exponencial”, tanto que Talvi queda “en un lugar secundario en el PC” y una “parte pequeña en el personal político”.

Así terminó 2018 y “comenzamos el año 2019” con Sanguinetti al frente de “ese liderazgo”, mientras que “se va desarrollando la campaña” hacia las elecciones internas y entonces “aparece Cabildo Abierto” (CA), hasta que en “la noche de las internas llegamos a un escenario no descartable pero que no era el esperado”, en el que “Talvi se hace con el PC” aunque ganando por “un número de votos reducido”, y el PC en dos mitades.

Allí “Talvi se mueve de una manera distinta” e incluso “tiene una especie de gesto con significado político” en cuanto a “tratar de unir al Partido”, para lo que “le ofrece la Secretaría General a Julio María Sanguinetti”. Y a poco, “la primera etapa de la campaña de Talvi (…) fue muy auspiciosa”.

Sin embargo, “después pasó que Talvi cometió errores en la campaña electoral”, como “aquel cuestionamiento a los datos de desocupación”, afirmación “de la cual abdicó al final” de la campaña, pero ya “ahí se notó quizá que había un oficio político en el que estaba formándose” aún y en ese marco “la candidatura de Talvi pierde apoyo”. Mientras tanto, “CA sigue consolidándose” hasta que “en la recta final es Sanguinetti quien sale a tratar de consolidar ese voto colorado” en fuga hacia el nuevo partido.

El director de la Fundación Liber Seregni señaló una “letra chica muy importante” en el resultado de “la votación al Senado”, a donde Talvi “no tuvo más que la mitad de su Partido”; y esto cabe relacionarlo con el hecho de que “el autor intelectual (…) de la ´coalición multicolor´ (…) era más Sanguinetti que Talvi”, algo que “sabía” el ahora presidente “Lacalle Pou”.

Con dicho resultado “queda una bancada colorada con algunas diferencias” entre sus dos sectores, sin liderazgo único y con Talvi optando por un cargo políticamente “no muy relevante” en Uruguay. Con esto Talvi “privilegia el componente técnico” sobre “el político” conforme a su prédica, y aun así “se encuentra con un área de protagonismo político muy importante” en virtud de la pandemia, “un coordinador de repatriaciones (…) que lo dotan de una imagen pública muy razonable”, aunque “lo limitan políticamente”.

En este momento, cuando aún no pasaron cuatro meses desde su asunción como canciller, “este movimiento” de renuncia de Talvi supone “salir para volver a entrar” a la escena, “reseteado con una lógica política diferente”.

“La gran pregunta es si va a resetearse en términos de lugar”, es decir “´vuelvo al Parlamento, ocupo mi lugar en el Senado´” y con esto asume “una cuestión de protagonismo” en que “hay un área de posicionamiento”; o si se trata de “otro tipo de reseteo”, como el que “pareció insinuar” en estos días y que implicaría “volver al rol precandidato, al rol Ceres”, o sea generando “propuestas originales con determinado tipo de sentido”, rol en el que parece estar “más cómodo”. Pero esto, “¿permite tener protagonismo político?”. Así, “la gran interrogante es para dónde va”. “Talvi es casi como esas murgas que dicen ´me despido pero vuelvo´”, resumió Canzani.