Canzani: la coalición de gobierno ha funcionado, terminará aprobando la LUC y será su segundo éxito relevante después del manejo de la pandemia
02/06/2020
16997

En su columna semanal en InterCambio el sociólogo Agustín Canzani analizó el transcurso de los primeros 100 días del gobierno de Luis Lacalle Pou.

Canzani ubicó un “primer asunto importante” de estos primeros 100 días del nuevo gobierno en el registro de que “pasaron cosas” tan inusuales y con un grado tan elevado de intensidad, que resulta necesario retrotraerse al “primer gobierno” del Frente Amplio (FA) para encontrar parangón.

La pandemia “de Coronavirus (…) puso al país” y también “al gobierno” en una “situación particular”, cuyo principal efecto, de signo positivo al menos para el gobierno, ha sido “empujar esa carta de crédito” inicial de la que habitualmente se benefician todos los gobiernos y además “ampliarla”.

Asimismo, “el Coronavirus” propició un “fortalecimiento del espíritu nacional”, algo que “sucedió a tres semanas de haber asumido” funciones el nuevo gobierno, generando de hecho en ese sentido un marco “inédito” en más de “tres décadas”, apuntó el director de la Fundación Liber Seregni.

Al desafío sanitario derivado de la pandemia, el gobierno ha respondido con “medidas relativamente claras”, logrando así “mantener la enfermedad bajo control”, y esto “lo viene logrando de manera muy exitosa”, resumió.

En ese contexto, “igual comienzan a desplegarse otros planos” sucesivos del acontecer social que implican otros “desafíos” para el gobierno, ya que “el surgimiento de la enfermedad tiene un impacto muy grande”, de signo negativo, para la economía en general, es decir el Trabajo y las empresas.

Como respuesta a este gran desafío en el corto plazo, el gobierno dispuso acciones más potentes para “las empresas” pero “medidas más tímidas (…) para las familias que empiezan a sufrir el cimbronazo económico”, apuntó.

A partir de lo último, “se va generando paulatinamente como una crisis social”, cuyas consecuencias más hondas se irán viendo hacia el mediano plazo y serán registradas con nitidez a fin de año por algunos indicadores.

Entonces, tras los primeros 100 días, “quedan planteados tres temas” de la actuación “de gobierno” que “pueden juzgarse” en primera instancia: “la crisis sanitaria”, con una actuación oficial “exitosa” y verificable en que la “aprobación de la población es muy clara”; una “segunda dimensión es económica, ahí comienzan a notarse preocupaciones cada vez más crecientes” al punto de “ser la principal preocupación del país”, con efectos tangibles y muy reales en la vida diaria que los uruguayos “atribuyen a factores externos”, mientras que “la oposición empieza a cuestionar esto”; y el envío de la LUC al Parlamento abrió una “etapa más política” en la que “podemos empezar a hablar de normalidad de la política”, si bien esto “con algunas restricciones”, por ejemplo que “la movilización social todavía está muy reducida”, aunque hacia fin de año ésta y toda la dinámica política nacional serán más normales a medida que avancen los proyectos oficiales.

En el ámbito interno del gobierno, durante los primeros 100 días “parece bastante evidente que Lacalle Pou fortaleció su liderazgo presidencial”. A la par y con el paso de las semanas, “comenzaron a verse diferencias en el entorno de la coalición de gobierno”, en tanto que “también hemos visto intentos de diferenciación y posicionamiento político” en el seno de la coalición oficialista respecto “del Partido Nacional”, tanto por parte “del Partido Colorado” como de “Cabildo Abierto en más de una oportunidad”.

En definitiva, sintetizó Canzani acerca de la coalición de gobierno, “durante estos 100 días ha funcionado (…) y todo indica que va a terminar aprobando la LUC”, capítulo que representaría un “segundo éxito relevante” después del manejo exitoso de la emergencia sanitaria. Por lo tanto, una vez sancionado el Proyecto, el oficialismo estaría cumpliendo “buena parte de los objetivos políticos que se ha planteado en esta etapa”.

En cuanto a “la oposición”, esto es “el FA”, primero ha tenido que “adaptarse a la posición de oposición”, una reubicación “no sencilla luego de 15 años de gobierno”; al mismo tiempo y en “segundo” término, tiene que “adaptarse a un proceso (…) en donde sus liderazgos empiezan a perder peso de manera notoria pero no desaparecen”, y en este punto también habría que remontarse a “casi 30 años atrás para encontrarse” con una situación en la que Danilo Astori, José Mujica y Tabaré Vázquez no tengan simultáneamente la preeminencia y el destaque que tienen hoy día.