EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Fuera de Ambiente

Canzani: Daniel Martínez, para crecer y consolidarse como líder, va a tener límites; el FA tiene que usar a todo su elenco político en la campaña
03/10/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/10/20191003-CANZANI.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en M24 el sociólogo Agustín Canzani analizó el curso de la campaña electoral y la evolución de la intención de voto a los diferentes lemas políticos, especialmente al Frente Amplio (FA), al Partido Nacional (PN), al Partido Colorado (PC) y a Cabildo Abierto (CA).

Canzani desarrolló su análisis “mirando algunos datos nuevos de opinión pública” y considerando el correspondiente “riesgo de ´ataque de coyunturalitis´” dada la elevada volatilidad que registran las mediciones.

Relacionó esto a la evidencia de que “en todo el mundo las encuestas están teniendo problemas para registrar la intención de voto”, tendencia al menos parcialmente vinculada al fenómeno en curso de “electorados que son menos fieles a las identidades partidarias” y con ello “más volátiles”. Entonces “el instrumento” de la encuesta “está lejos de ser infalible”, pero igualmente “sirve para algunas cosas”, valoró.

El sociólogo observa una “periodización de etapas” como parte de este ciclo electoral, comenzando “a fines de 2018”, cuando “en general” las mediciones “mostraban al FA muy cercano al PN” en intención de voto e “incluso algunas” daban “al PN por encima del FA (…) y al PC muy relegado pero creciendo fundamentalmente por la aparición de Julio María Sanguinetti”, nuevamente en el primer plano de la escena partidaria.

Luego, ya en 2019, al “avanzar en el año” hubo “algunos cambios” que marcaron una “segunda etapa” transcurrida “hasta antes de las elecciones internas”. Este “panorama seguía siendo más o menos el mismo” aunque se apreciaba “al PC creciendo” en simultáneo a la “aparición de CA” y un “deterioro de los electorados de los partidos pequeños”. Reiteró que “esta era la segunda etapa” y que duró “hasta junio” entendido como las internas.

Se abrió entonces una tercera fase en la que “el PN cae de manera muy importante” mientras “el PC crece”, también “sigue creciendo CA” y se verifica “cierta estabilidad del FA”. “Esto es lo inmediato después de las internas” e implicó un cambio “relevante” en un “periodo muy corto”.

Después viene una “cuarta etapa” en cuyo curso “empieza a visualizarse entre agosto y setiembre (…) cierto crecimiento del FA (…) un PN que cae y (luego) recupera un poco de lo que tenía (…) comienza a darse una caída del PC y un crecimiento continuado de CA, con una pérdida de peso muy importante de los partidos pequeños”. Desde ese escenario “llegamos más o menos hasta el día de hoy”, cuando “el FA crece menos (…) el PN parece recuperar un poquito (…) el PC tiende a caer (…) CA crece”, describió.

Con este cuadro, Canzani vislumbra una próxima legislatura con “cuatro partidos en el Senado (…) pero una distribución distinta” a la actual. Y también “estaría pasando”, de acuerdo a “la mayoría de las encuestas”, que “se ampliaría un poco más la cantidad de partidos en la Cámara de Diputados”, con lo que allí “pasaríamos a tener de cinco a siete partidos”.

Resulta “evidente que el FA se encamina por quinta elección consecutiva a ser el mayor partido del país”, que “el PN va a estar en segundo lugar” y que se consolida “un cambio en la distancia que separa a estos partidos”.

En lo particular, “el FA empezó a acercar a gente que estaba en su periferia en cuanto a su intención de voto”, pero mantiene el “desafío de terminar de consolidar eso y crecer hacia sectores del electorado no tan cercanos o no tan evidentes”, para lo cual debe “establecer una suerte de operación retorno” orientada a “personas que pueden haberlo votado” antes pero “no son necesariamente frenteamplistas”.

Por su lado “el PN (…) tuvo una fuerte caída (…) después de que Lacalle Pou ganara la interna”, un registro “muy llamativo” que sugiere “debilidades en la imagen de Lacalle Pou”, quien “no es un candidato que genere gran entusiasmo”. Respecto de “la elección anterior” el “PN cayó”, luego “recuperó algún puntito” y después “dejó de caer” en adhesión.

El director de la Fundación Liber Seregni destacó positivamente lo que supone contar con “un conjunto de liderazgos locales donde sí el PN es fuerte”, es decir en “el interior del país”, un plus que “le ha servido al PN como malla de contención” ante la pérdida relativa que miden la encuestas.

En el caso del “PC” se verifica “el proceso inverso” porque la figura de “Talvi” como presidenciable “ahora” comienza a “deteriorarse en forma muy notoria”. Resulta “clave” que “la imagen de Talvi (…) empieza a ser cuestionada” públicamente, efecto de una “parte esencial” de esta actividad como son “los cuestionamientos”. “Esto es la política” también, recordó.

El sociólogo observa que “cae el PC” y en forma paralela también cae “la imagen personal de Talvi”. Y anotó “además un segundo impacto” negativo derivado del “crecimiento de CA”, tendencia que “afecta a los dos partidos” tradicionales “y de alguna manera especialmente al PC” porque éste “tiene menos capacidad de establecer una malla de contención”. “Votar a Talvi en algunos lugares del interior” es difícil por carecer de “anclas locales” como las de los blancos y los otros sectores colorados.

En cuanto a CA, “Manini” representa “el concepto clásico de derecha ideológica” cimentada en “la idea del orden”. Esta “gran idea del orden (…) calza muy bien con un candidato de origen militar” y que “explota muy bien la existencia de espacios electorales que valoraban muy bien” ese concepto en los partidos tradicionales y “en algún grupito en el FA”.

El analista ve en curso “una reconfiguración del bloque opositor”, bloque que “está pesando más” que “hace cinco años (…) porque está CA” y dado que “el PN y el PC suman un poco menos que hace cinco años”. Es fácil apreciar que “la diferencia la hace CA” y puede preverse que en el campo de la actual oposición, “para gobernar va a ser necesario CA”, proyectó.

El FA tiene varios “grandes desafíos” hacia el domingo 27. “Primero, crecer en intención de voto” para poder “llegar en buena situación en segunda vuelta” y esto supone “seguro” que ese piso “es por encima de 40%”; “el segundo elemento importante es la diferencia respecto al segundo” partido; “y el tercer elemento importante es la composición de todo lo que no es FA”, o sea “cuánto pesan ahí cada una de las cosas”.

Canzani caracterizó “el electorado de CA” y dijo que “proviene de diferentes vertientes” pero “mucho más de los partidos tradicionales que del FA”. Lo ocurrido es que “CA cortó una rebanada de los partidos tradicionales (…) que valora muy especialmente la valoración hacia el orden” e “incluso” hacia “una buena dosis de autoritarismo” de CA. Y lo que proviene del FA “no llega ni siquiera al tercio” de la adhesión a CA.

Sobre el público-objetivo, “el desafío del FA” es captar a “dos grandes grupos de electores”, uno de ellos el de “los indecisos”, que incluye a personas que han votado al FA, algunas frenteamplistas y otras no.

El segundo grupo se compone por un lado con “personas que votaron al FA y hoy están votando a los partidos tradicionales” y por “otro conjunto” de ciudadanos que han “votado a los partidos tradicionales pero que frente a una coalición como la que se percibe” de la oposición con “CA”, es posible que “reexaminen su voto”.

El columnista abordó después el tema del personal capaz de atraer masivamente al FA a la gran cantidad de adhesiones que necesita para llegar a la segunda vuelta con la fuerza suficiente para disputar el balotaje: “En el caso del FA además se está procesando un recambio de liderazgos muy importante”, el mayor movimiento “de los últimos 25 años por lo menos” y en un marco en que “una parte del liderazgo no terminó de irse”.

“Por lo tanto Daniel Martínez, para crecer y consolidarse como líder, va a tener límites” precisos y delimitados por las improntas vigentes del presidente Tabaré Vázquez, el ministro Danilo Astori y el senador José Mujica, siendo que además los dos últimos continuarán en el primer plano de la escena política y partidaria durante la próxima legislatura.

Aprovechando esto, “el FA tiene que usar a todo su elenco político en la campaña”, lo que representa otro “de sus principales desafíos” y lo mismo puede interpretarse en buena medida para el PC, ya que Sanguinetti y el senador Pedro Bordaberry siguen presentes en la escena colorada.

Canzani resumió la coyuntura señalando que “en esta campaña” electoral “cambiaron más cosas en periodos más cortos (…) de lo que cambiaron en las tres elecciones anteriores”. El momento es de una “incertidumbre muy grande” y “todavía nos puede deparar grandes sorpresas” hasta noviembre.