EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Por Decir Fútbol

Canzani: cómo usar el corte de un timbó para envilecer la democracia
04/06/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/06/20190604-CANZANI.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en M24 el sociólogo Agustín Canzani relató un episodio social vivido este domingo en las proximidades del cruce entre las calles Sarmiento y 21 de Setiembre, ejemplificándolo como un caso de “envilecimiento de la democracia” que aun siendo habitual en las llamadas “´redes sociales´”, debe ser evitado por dirigentes y ciudadanos de a pie.

El columnista regresaba “de la feria” hacia su casa cuando se encontró con un grupo de personas, presumiblemente vecinas algunas o varias de ellas, reunidas en torno al tronco cortado recientemente de un árbol timbó y expresando palabras y gestos entre la preocupación y la desaprobación.

“¿Vio lo que están haciendo?”, le preguntó retóricamente una mujer que formaba parte de la escena, en la que Canzani fue enterado de que algunos de los presentes habían cursado “reclamos ante la Intendencia” por ser contrarios tanto “al corte” del árbol como a “la forma” en que se hizo.

El clima de la situación variaba hacia manifestaciones más asertivas y acusatorias en clave de rumores sin fundamentos, como el caso de un “muchacho” que sin más “sugiere que atrás de esto”, es decir del corte de árboles urbanos, “hay un interés económico” en términos de “connivencia entre empresas encargadas de hacer esta tarea y la Intendencia”.

El tono de cierta exaltación habilitaba otras conjeturas e incluso alimentaba proyecciones electorales, sin que las elementales dudas y preguntas lógicas de Canzani llegaran a ser útiles para transformar la marea de acusaciones y señalamientos, en razonamientos básicos sobre el simple corte del timbó y los entretelones de negociados que se aventuraban con grado de certeza.

“Un señor empieza a decir que ´esto es así´, que hay ´intereses y corrupción en toda la estructura municipal´, que ´son todos corruptos´ y que ´cuando vengan los blancos esto va a cambiar´”, describió el sociólogo.

Reflexionó acerca de la tendencia a hacer acusaciones de corrupción sin prueba alguna y lanzadas al barrer “metiendo el debate político de contrabando”. Esto es “lo que vemos cotidianamente en las ´redes sociales´”, pero además “si usamos ese procedimiento de forma sistemática” y aun en la interacción directa, “se envilece a la democracia”.

Y es que “estos fenómenos sociales no son algo que está” presente “solamente en las ´redes´” digitales y aplicaciones, remarcó, entonces “hace también que tengamos que pensar cómo enfrentar este tipo de cosas”.

“Durante buena parte de la charla lo que encontré fueron personas que no querían dialogar” ni escuchar razonamientos ni cotejar argumentos sino apenas reiterar como un mantra que “los gobiernos del Frente Amplio son corruptos” y que “las personas que integran el Frente Amplio son corruptas”, pretendiendo que “el resto” de sus elucubraciones y conclusiones “se valida” a través de esos “axiomas” falsos.

El director de la Fundación Liber Seregni también propuso pensar “si alguna vez no lo hacemos nosotros”, o sea caer en “las descalificaciones genéricas” y “las sospechas genéricas” de adversarios y contrincantes.

Se trata de “uno de los riesgos que enfrentamos en esta campaña electoral”, alertó contra la utilización de “un conjunto de acusaciones que no tienen sustento”. A continuación y para graficar lo desaconsejable de este recurso, reseñó el origen del vocablo “estereotipo” en la industria gráfica y cómo fue proyectándose en cuanto concepto aplicable a las relaciones sociales.

“Estamos degradando el debate público (…) y envileciendo la democracia” al recurrir a ese tipo de procedimientos y diatribas, resumió Canzani.