EN VIVO

1 seg
|
1 seg

Puentes

Bonomi: el Frente tiene que salir a hablar de cómo mejorar el salario; a la gente no le interesa la integración de las listas paritarias
31/07/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/07/20190731-BONOMI.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, habló de la encrucijada de las próximas elecciones nacionales y analizó algunos errores de apreciación y orientación que el Frente Amplio (FA) debe corregir para hablar de las cosas que le importan a la población.

Bonomi evocó la “huelga de hambre” de trabajadores “de la pesca” de la que participó como tal “en 1992” y que tuvo lugar “en la parroquia de La Teja”, para cuyo sostenimiento hacían finanzas y “en el buzón” que habían colocado para recibir donaciones, todos los domingos de mañana “aparecía un billete de 100 pesos”, el de mayor valor de la época. Por gente del barrio supieron que “era María Auxiliadora” Delgado quien así los ayudaba, pero lo hacía “bien escondida, sin que se supiera que era ella” porque su interés no era publicitarse, homenajeó el ministro a la esposa y compañera de vida del presidente de la República, Tabaré Vázquez, fallecida en estas horas.

Luego se refirió al cargamento de cocaína capturado en Europa que había pasado por el aeropuerto de Carrasco. “Nos enteramos de esto ya hace tiempo” por información recibida “desde Europa”, cuyas autoridades colegas “nos pidieron absoluta reserva” para seguir la pista de la operatoria criminal y de hecho “cayeron otros embarques vinculados a esto”.

En Carrasco “nosotros no teníamos que ver con la operativa de control” porque así lo dispone la normativa, dado que “por un convenio” vigente el Ministerio del Interior no puede acceder “a la sala VIP”. “Yo creo que nosotros tenemos que tener más incidencia”, puntualizó, y agregó que “el mejor control es la contraposición de intereses y los controles cruzados” entre instituciones del Estado. Lamentó en ese sentido que “lo que está firmado nos pone por el costado” de los controles necesarios.

Después habló del acuerdo político alcanzado por el candidato presidencial frenteamplista Daniel Martínez con el dirigente colorado Fernando Amado para que éste sume fuerzas con el oficialismo en las elecciones nacionales. “Es absolutamente lógica la decisión” porque “la verdadera” elección es “entre un proyecto restaurador y un proyecto de cambio”. Es así que “esta última” opción “tiene que ver con el país productivo, solidario, con la forma de distribución, con el papel del Estado como escudo de los débiles, como planteaba José Batlle y Ordóñez, el papel que juega el mercado interno y cómo juegan los ingresos de la gente” en su dinamismo, indicó.

Entonces ese acuerdo “es lógico” y además “de acá a octubre hay tiempo” para realizar “mayores movimientos” de aproximación política y construcción de alianzas, con el objetivo de generar “una opción más amplia que incida en lo que puede pasar en octubre y noviembre”.

En el camino hacia esas instancias decisivas del ciclo electoral, Bonomi apuntó que “hace poco criticaban” a la precandidata frenteamplista a la Vicepresidencia, Graciela Villar, porque hablaba de la contradicción “oligarquía-pueblo”. Lo relevante de esto es “ver lo que realmente determina la vida política, económica, social del país”, y más allá de que “esa contradicción existe” pero a veces “se presenta con una crudeza enorme” en el aspecto discursivo, “eso es lo que hay que resolver”, es decir que la encrucijada para la población “es esto o esto” otro.

Evaluó que con el conjunto de mejoras y cambios sustanciales de prioridades en favor del país y la sociedad generados por los gobiernos del FA, “queda más diluida esa contradicción”. Lo más importante de cara a octubre es que “hay tiempo de retroceder en los enojos”, que en gran medida “tienen que ver con gente que no ha decidido” a quién votará.

Sobre el tema Venezuela dijo que “la izquierda se embreta siempre que acepta las cosas en blanco y negro, y esto es mucho más complejo”. Recordó que el imperialismo y las potencias occidentales, muchas veces atacan e invaden países para apropiarse de sus recursos naturales y riquezas de diferente tipo, pero lo hacen bajo una fachada de defensa de “la democracia” alegando que allí o allá gobierna “un dictador”.

“El imperialismo puede tener como superestructura desde la democracia hasta la dictadura, pero es imperialismo”, y esto se verifica también en el caso de la crisis venezolana ya que en el país caribeño hay “energía” y otras riquezas naturales y “se quieren quedar con eso”. “Y después que se quedaron con lo que querían quedarse, tanto les da si es dictadura, democracia” o cualquier régimen político, explicó el dirigente del FA.

Razonó al respecto que “capaz que pienso que no es democrático” aunque también “quiero decir esas otras cosas”, pero desde casi todos los medios de comunicación “te hacen un operativo político” con el asunto “y no quiero ser parte de un operativo político”. Lo cierto es que en Venezuela “hay recursos naturales, quieren quedarse con los recursos naturales y hay lucha política para eso”. La salida pasa solamente por “el diálogo entre las partes”, tal como viene promoviendo “el gobierno” uruguayo, resaltó. “Lo que no puede pasar es que nos confundamos y nos dejemos confundir los modelos económicos con la forma de hacer política”, subrayó el ministro.

Sobre cuál es la orientación política e ideológica que debe seguir el FA para vencer en las próximas elecciones nacionales, evocó la figura del legendario dirigente sindical y político “Héctor Rodríguez”, quien “decía que la posición más radical es la que convocaba más gente con una causa correcta”. Entonces “no se trata de ser más izquierda” que hasta ahora, ya que “el FA, su posición de izquierda la demostró priorizando a los trabajadores y el pueblo” en las políticas de “distribución” y “trabajo”, entre muchas otras. No es cuestión de más centro o más izquierda sino de “qué se va a hacer que represente a las grandes mayorías”, recalcó.

A continuación describió la política de apertura comercial construida por Uruguay durante los gobiernos del FA y en la que “(José) Mujica” desempeñó un papel relevante, como otro ejemplo de las prioridades del oficialismo en favor de la producción y el trabajo nacionales. “No hay que dejarse entrampar” por los discursos de la derecha, alertó Bonomi.

Mencionó en el mismo sentido que apenas días atrás, “Iberia” anunció el establecimiento de un vuelo diario entre Uruguay y España, decisión corporativa relacionada a que Uruguay “es el país” de la región “que tiene mayor conexión con Asia y Japón”. Preguntado por la prensa un vocero de la compañía aérea acerca de las razones que determinaron la decisión, respondió “´porque confiamos en Uruguay” y en sus notorios aspectos “positivos” que estimulan la elección del país para ampliar operaciones.

“Los que hacen política adentro, hacen política para convencernos de que estamos cada vez peor (…) ¿Para eso moderan el discurso? (…) No estamos peor, estamos mucho mejor” que antes de 2005, puntualizó.

Sobre los sondeos de intención de voto que realizan las empresas encuestadoras, analizó que “estas encuestas son bastante raras en algunas cosas” y al efecto citó algunos ejemplos concretos. “¿En dos semanas aumentaron en 11% los indecisos? ¿Adónde meten los indecisos esas encuestas?”, se preguntó el entrevistado.

Reconoció que “realmente hay alguna desconformidad” con el oficialismo en sectores de la población, pero también se preguntó: “¿dónde está esa desconformidad? ¿En resolver lo grueso o en algunos aspectos parciales?”. “En vivienda se hizo mucho” desde 2005, aunque todavía “hay gente que no accede, le cuesta acceder (…) ¿Pero creen que yendo a una política mucho más restrictiva en vivienda van a acceder?”, razonó, recordando en torno al punto “los núcleos básicos evolutivos” del gobierno “de (Luis) Lacalle (Herrera). “¿Piensan que yendo hacia atrás se va a mejorar en la vivienda? Se mejora yendo hacia adelante”, reflexionó Bonomi.

Esa idea se aplica a todas las mejoras y posibilidades de seguir avanzando en ellas para beneficio de las grandes mayorías nacionales. “¿El que va a votar no piensa que le van a poner todas las trabas posibles?”, interrogó al aire. “El Frente tiene que salir a hablar de esto”, es decir de “´cómo me vas a mejorar el salario´” y otras variables decisivas para la mayoría del pueblo, en vez de dedicar energía y tiempo a la integración de “las listas paritarias”, asunto que “a la gente no le interesa”, razonó el entrevistado.

Mencionó casos exitosos de economía social incentivada por el Estado, como las empresas cooperativas productoras de pollo y cerdo a las que el Ministerio del Interior les compra directamente para abastecer de alimentos al sistema penitenciario, por ejemplo.

Después habló de la reducción “de hurtos” en pleno desarrollo, “ya estamos en 6%” de descenso así como también de disminución de los “homicidios, creo que llegamos a 25%”. “Lo que no bajó fue la rapiña (…) pero bajó la curva de crecimiento” de éstas, destacó el ministro.

Luego se refirió a las políticas de mano dura que la derecha quiere aplicar en Uruguay y sobre este asunto reseñó algunos casos brutales de violencia criminal extrema que se suceden en “Brasil”, “Estados Unidos”, “Italia”, países en los que se impuso el “emporio de la mano dura”, orientación que resulta no solo estéril sino contraproducente porque aumenta la violencia.