Bonomi: el concepto de Frente Grande está más vigente que nunca
02/03/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/03/20200302-BONOMI.mp3

Entrevistado en InterCambio el exministro de Interior y reelecto senador por el Espacio 609, Eduardo Bonomi, habló de los momentos más difíciles al frente de la cartera, analizó aspectos socioculturales que marcan nuevas modalidades delictivas en el país y alertó contra la repetición por el Frente Amplio (FA) de varios errores cometidos hacia las elecciones nacionales.

Bonomi habló primero del cambio de roles en este nuevo periodo, en el que “salir del Ministerio y venir para el Senado, para mí es un recreo” en cuanto a dedicación horaria y carga de trabajo entre una función y la otra.
Mencionó dos momentos especialmente difíciles que vivió como Secretario de Estado de Interior y en los que pudo estar presente la posibilidad de renunciar, opción a la que el Presidente Tabaré Vázquez siempre se opuso.

“Desde el punto vista político hubo dos situaciones” en ese sentido y “una” fue “saber que no íbamos a llegar al 30%” menos de rapiñas, promesa de campaña del ahora exmandatario; “y lo de (Rocco) Morabito”, el mafioso italiano fugado de Cárcel Central, en el edificio de Jefatura de Montevideo.

Destacó que tras estos 10 años de gestión suya “hay otra Policía desde todo punto de vista”, incluyendo “sueldo”, “capacitación”, “equipamiento”, “organización”, “tecnología”. Pero desde ayer “el problema es que el que venga quiera utilizar esa Policía, porque hay cosas que las van a echar marcha atrás”, como “disolver el PADO” o por ejemplo “no aplicar el criterio científico para el patrullaje” policial en los territorios, lamentó.

El dirigente del MPP habló del delito actual y su impronta sociocultural, señalando que “hay algo nuevo ahí”, como por ejemplo “una burla hacia el trabajo” en algunos sectores de la sociedad uruguaya en los que rige “un concepto de la vida de que es corta” y según el cual “mientras se vive ´hay que disfrutarla´”, consistiendo esto en “vino, mujeres, tiros y droga”.

Subrayó que ahora quienes delinquen “ya atacan a la Policía” directamente y sin preámbulos, nueva modalidad que “la gente que está cerca no lo va a poder solucionar” con las orientaciones de campaña y declaraciones posteriores. “Hablemos de los resultados” cuando estén a la vista, planteó.

También refirió a las palabras del presidente Luis Lacalle Pou al asumir funciones como tal en los actos protocolares de ayer, cuando “apuntó para cambiar la edad de jubilación” en un adelanto de la orientación que el nuevo gobierno quiere dar a una reforma del sistema previsional que además, al parecer, buscará instrumentar lo más rápido que pueda.

Bonomi relacionó ese virtual anuncio con la salud y expectativa de vida de los obreros de la construcción, por ejemplo, y advirtió que las nuevas autoridades “dicen generalidades para cubrir algo que va a ser lamentable”, como probablemente lo será otro anuncio de la víspera: “´hay que ajustar los servicios´”, que generalmente significa que “se ajusta el presupuesto”.

Luego el entrevistado analizó la aparente contradicción entre la derrota electoral nacional frenteamplista, el elevado índice de aprobación de Vázquez en el último tramo de su segundo mandato y la mucho menor aprobación de la gestión del conjunto del gobierno en este periodo.

Se preguntó: “¿cuál es el parámetro que mide el fracaso educativo?”, reflexionando en torno a si la medida pasa por “las pruebas PISA” o por la masiva “inclusión de más gente a la Educación”, tal como “nunca hubo tanta gente integrada a la Salud” hasta que gobernó el FA. “¿Eso es un fracaso?”, interrogó al aire el senador del Espacio 609, agregando a su razonamiento los incrementos constantes en “el nivel salarial, el salario mínimo, las jubilaciones”. “¿Cuál es el fracaso?”, remarcó al respecto.

Consideró en esa dirección que hacia octubre y noviembre pasados, muchos ciudadanos no perdieron de vista todas esas conquistas y beneficios sino que interpretaron su situación y perspectivas en términos de “´clinck caja´ y voy por más´”, eligiendo otra opción de gobierno al pensar que mantendrá lo conseguido en estos 15 años y sumará nuevos beneficios. Así, en los próximos 5 años “mediremos consecuencias de su proyecto”.

Después abordó la deriva programática del FA en los 5 años anteriores y su proyección a los resultados electorales en el marco de una campaña que además fue errática en varios planos y sentidos, alertando sobre el riesgo de que esa deriva determine también la campaña hacia los comicios de Mayo. “Ese programa tiene que mantener en todo momento la centralidad de lo económico y lo social”, mientras que “la agenda de derechos” tiene que “acompañar” esa centralidad programática histórica de la izquierda, indicó.

Explicó que el sesgo programático hacia la agenda de derechos y una fórmula montevideana “no tenía feeling con el interior” del país, donde sectores de la población se sintieron abandonados, y también distantes del FA en materia de intereses, inquietudes, preocupaciones y prioridades.

Acerca de las candidaturas y los liderazgos en el FA, Bonomi recordó que tanto Vázquez como José Mujica, primero “lideraron políticamente” al frenteamplismo “y después fueron candidatos”. En cambio, en los últimos años “hubo gente” que pensó que “porque un Plenario lo transforma en candidato, se convirtió en líder”, rol que no se vota en un organismo partidario sino que existe -o no- solamente por reconocimiento voluntario de mucha gente. “Si esto no se entiende, vamos a seguir con problemas”.

Lo mismo sucede si los candidatos y aspirantes a líderes “van al interior a hablar del MAM”, o si directamente no recorren el país en forma periódica, ya que “hubo compañeros que no salieron” ni siquiera en la campaña electoral. “Si uno permanece sin salir, pasa eso” de que mucha gente lo rechace, y en cambio, “después que entra en una dinámica de conversación, cambia” ese rechazo y se torna aceptación, como ocurrió en otros casos.

Reconoció que “al FA le puede hacer bien” haber perdido el gobierno nacional y bajar al llano, aunque no así “a la gente”, que seguramente sufrirá las consecuencias de un gobierno no orientado hacia las mayorías.

Después habló de las elecciones departamentales y municipales del 10 de Mayo y las perspectivas para el FA en varios Departamentos, y alertó que “los blancos han trabajado mucho mejor que el Frente en los Municipios”.

Sobre la composición del gobierno, “me preocupa la coalición porque contra lo que parece, es débil”, expresó el exministro y lo ejemplificó señalando contradicciones entre el senador Guido “Manini” Ríos y “el Partido Colorado” por un lado, actores que manifiestan querer en ciertos asuntos relevantes “un Estado más fuerte”, y por otro lado “un Estado prácticamente inexistente” guiado por la concepción del “libre albedrío de los intereses económicos” desde la órbita de la Presidencia de la República.

En cuanto a la política de alianzas del FA, Bonomi puntualizó que “el concepto que en determinado momento levantó el MLN de Frente Grande, está más vigente que nunca” para la coalición-movimiento, que debería aplicarlo a cabalidad en cada instancia electoral nacional, cuando pasa la primera vuelta y abre el campo de acuerdos más amplios hacia al balotaje.

En similar dirección debería actuar el FA en la coyuntura que se abre desde ahora, apuntando a “buscar una expresión plural mucho más amplia” para enfrentar la probable política antipopular y de choque que el gobierno parece haber anticipado al designar al economista Isaac Alfie en la OPP.

Finalmente, el entrevistado se refirió a “la situación de la custodia” que le ha sido negada a él y al ex subsecretario Jorge Vázquez por el gobierno, situación que “es lamentable”. “Me preocupa la tan poca capacidad de comprender lo que es la institucionalidad y la continuidad”, expresó, constatando que en semejante decisión “pesa el afán de revancha”.

Más allá de eso, “ya empezamos a tomar medidas nuestras con los compañeros” para suplir las custodias negadas, denegación que no obedece a la voluntad del ministro Jorge Larrañaga, sugirió. En todo caso, “es un reflejo institucional muy débil lo que demostraron” y “eso me preocupa”.