Bolivia paralizada: «Se nota en las propias FFAA una gran crítica al Gobierno y su mando»
04/08/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/08/200803-02-TELE-MOVILIZACIONES-BOLIVIA-1.mp3

«Vivimos una crisis política muy profunda a partir del golpe de Estado del año pasado. Pero se ha ido agravando con una crisis sanitaria, económica y social muy fuerte, que el Gobierno no tiene ninguna capacidad para solucionar», resumió a Sputnik Eduardo Paz Rada la situación en el país al inicio de un paro por tiempo indeterminado.

Este lunes 3 de agosto comenzó en Bolivia el paro nacional por tiempo indeterminado en defensa de la vida y la democracia. La medida de lucha se lleva a cabo en conjunto con bloqueos en todas las principales carreteras del país con un alto nivel de acatamiento.

La Central Obrera Boliviana (COB) pidió a la población tomar provisiones para poder sostener la movilización. Estas acciones fueron aprobadas el 28 de julio en el marco de un gran cabildo abierto en la ciudad de El Alto, del que participaron todas las organizaciones sociales y sindicales de los nueve departamentos del país.

«El movimiento popular ha ido manifestando su protesta, su reclamo, pero los intentos de prorrogarse en el control del Gobierno, significaron cruzar una línea roja que las organizaciones sociales no están dispuestas a tolerar», afirmó el sociólogo entrevistado. «Se trata de un régimen que se llamaba transitorio pero quiere avanzar mucho más», completó.

«De ahí que la COB, que reúne a todos los sindicatos de Bolivia y el Pacto de Unidad que reúne a los campesinos, indígenas, juntas vecinales y mujeres campesinas, ha decidido hacer una acción para evitar que continúe la prórroga», explicó.

El docente de la Universidad Mayor de San Andrés señaló que la movilización comenzó con «los bloqueos y paralización de las actividades convocadas por el movimiento popular. Es una reacción contra un Gobierno ilegal e ilegítimo. El pueblo está manifestándose claramente buscando recuperar la democracia y que sea un Gobierno legítimo y legal el que pueda emprender soluciones a los grandes problemas de Bolivia», agregó.

La cuarta ¿será la vencida?

Tras el Golpe de Estado del 10 de noviembre de 2019, el Gobierno transitorio encabezado por Jeanine Áñez se comprometió a realizar elecciones el 22 de enero, que era cuando terminaba el período de Morales. Sin embargo. las postergó para el 3 de mayo alegando falta de tiempo para organizarlas.

Pero antes de ese día —y ya con la pandemia del coronavirus declarada— el Ejecutivo las volvió a suspender sin fecha. En junio, y mediante acuerdo de todos los partidos políticos, se aprobó la nueva fecha del 6 de septiembre. Pero una vez más y de manera unilateral se dejaron sin efecto. Ahora serían el 16 de octubre, pero existen temores de que sean demoradas aún más.

Paz Rada sostuvo que el paro nacional por tiempo indeterminado «en el fondo busca que no se retrasen más las elecciones, porque bajo ese panorama estamos entrando a una situación de caos del que ya no va a haber ninguna salida».

Desde su perspectiva, más allá de rivalidades ideológicas, empieza a formarse un consenso generalizado acerca de que el Gobierno de Áñez no puede continuar. «Creo que de alguna manera la conversación entre el Tribunal Electoral, la COB y el Pacto de Unidad, si bien no han dado resultados, creo que existe compromiso de que no habrá más traslado de fechas», afirmó.

Resistencia en varios frentes

Paz Rada opinó sobre si la reacción que tendrá Áñez ante la presión social será la violencia. «El Gobierno está intentando hacer una presión y violencia mayor sobre los organismos sindicales y sociales, pero también se nota que en las propias FFAA hay una gran crítica al Gobierno y su mando», aseguró.

En este sentido, afirmó que «el intento del Ejecutivo sin duda va a ser continuar con la idea de profundizar la violencia, pero también hay una pérdida total de legitimidad. Ya el rechazo es mayoritario no solo en sectores populares sino también de aquellos que habían estado cerca del Golpe y ahora ya no creen en este Gobierno, porque no tiene ninguna capacidad para enfrentar lo grandes temas del país».

De acuerdo con su análisis de situación, existen «muchos sectores que se sienten utilizados, y mal utilizados, porque no se han cumplido ninguna de las promesas. Más bien estamos en una crisis total».

Sobre el aparente malestar de parte de la cúpula militar por la situación de la nación, Paz Rada contó que «han habido cartas de oficiales haciendo críticas muy fuertes a su mando militar, indicando que estaban siendo llevados prácticamente a una situación insostenible, porque están en la represión y avalando la corrupción y es hora de que esto cambie».

«Son señales de una protesta que va más allá de toda los sectores populares», concluyó el académico de la Universidad Mayor de San Andrés.