EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos
BCU observa tres riesgos para la economía uruguaya y advierte de un enlentecimiento en la recuperación de la actividad a partir de marzo
23/04/2021
Descargar Audio

Pérdida del grado inversor, desalineamiento de las expectativas de la inflación e impacto de la pandemia sobre la actividad económica son los riesgos que el Banco Central del Uruguay (BCU) detalla en un informe. Además, subraya que existe un «alto nivel de incertidumbre» sobre la evolución del Producto Bruto Interno (PBI).

El BCU presentó de manera virtual a la prensa su Informe de Política Monetaria del primer trimestre del año, donde entre varios aspectos habló acerca de los tres riesgos que avizora la entidad bancaria uruguaya para nuestra economía.

En este sentido, el reporte de la autoridad monetaria detalló que uno de los riesgos, aunque menos probable que los otros dos, es la «pérdida del grado inversor», ya que el gobierno está tomando medidas de forma lenta para reducir el déficit fiscal.

El segundo de los tres riesgos es el «desalineamiento de las expectativas de inflación respecto del rango meta» que va de 3 a 7. El informe plantea que «se ha venido observando que las expectativas de los agentes se han mantenido fuera del rango, exhibiendo una rigidez a la baja”. A este riesgo se le asignó un calificativo de “medio-bajo” de ocurrencia.

La crisis sanitaria actual es uno de los principales factores de riesgo para la inflación, ya que podría verse reflejado en la negociación salarial, al tiempo que se observa que ante «mayores desequilibrios» en la región el tipo de cambio podría aumentar más rápido y a una mayor volatilidad.

La inflación de marzo de este año se ubicó en 8,34%, habiendo disminuido desde abril de 2020 cuando registró un pico de 11%. El BCU prevé que la inflación se ubique cerca del 6% a fines de 2021 y 5% al final de marzo 2023.

En tanto, el tercer riesgo que se lo identificó como «medio alto», tiene que ver con la expansión del COVID-19 en Uruguay y su «impacto potencial».

Si bien el BCU sostiene que de seguir aumentando el ritmo de contagios «podrían ser necesarias nuevas medidas de restricción a la movilidad, afectando la oferta y/o la demanda de varias actividades», avizora que el plan de vacunación pueda reducir los niveles de contagios y muertes en las próximas semanas.

Por otra parte, el BCU en su informe apunta a que la recuperación de la actividad se habría «enlentecido». En marzo algunos indicadores mostraron «mejoras significativas como las exportaciones de bienes, importaciones de bienes de capital y energéticos y algunos indicadores de consumo», aunque a la vez «la confianza de los consumidores se redujo fuertemente como consecuencia del deterioro de la situación sanitaria, lo que cuestiona la sostenibilidad de la recuperación de los indicadores de consumo”.

Si bien la institución afirma que el «escenario base” para la actividad en Uruguay “supone una recuperación en el horizonte de política monetaria” y por tanto «la economía crecería 3,5% promedio anual en 2021 y 3,1% promedio anual en 2022”, mantiene «un alto nivel de incertidumbre en la evolución futura del PIB, asociado a la velocidad y magnitud de la recuperación luego del shock vinculado a la pandemia”.