Ayuno de dopamina: ¿pasarías 24 horas sin sexo, comida, ni redes sociales?
23/01/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/01/200122-03-ZV-AYUNO-DOPAMINA_1.mp3

Esta tendencia, que nació en el centro tecnológico Silicon Valley en California, sostiene que actualmente estamos sobreestimulados por las redes sociales y la tecnología, y propone desconectarse de todo por un día. No se permite sexo, alcohol, comida ni tener contacto con otras personas. Pero, ¿es realmente efectiva?

La dopamina se conoce como ‘el químico del placer’ ya que regula la motivación y el deseo. Por lo tanto, si se disminuye la exposición a estimulantes externos se puede reducir la cantidad de este neurotransmisor en el cerebro. Al hacerlo este se ‘reinicia’, lo que generaría que al volver a conectarnos con los estímulos, los disfrutaríamos más que antes.

Esta es la teoría detrás de la moda conocida como ‘ayuno de dopamina’ que invita a desconectarnos de todo por un día para nuestro cerebro funcione mejor. Solo se permite leer, meditar, beber agua y hablar lo mínimo. Pero, ¿es realmente posible librarse de esta sustancia química? Y, de serlo, ¿es efectivo?

«La tendencia se basa en que estamos sujetos a una cantidad enorme de estímulos que mantienen hiperactivo al sistema dopaminérgico. Por eso propone dejar de usar celulares, televisores, incluso abstenerse de comer por 24 horas. Esto nos permite volver a percibir los matices del mundo externo», explicó el médico psicoanalista y psiquiatra argentino Harry Campos Cervera.

Aclara que esta teoría no está comprobada científicamente pero que, en general, la privación de algo permite apreciarlo mejor una vez que se vuelve a incorporar. Concuerda con que estamos «intoxicados de estímulos», que hacen difícil identificar lo importante de lo que no lo es, y en ese sentido considera positivo al método.

«Lo que no podemos es escaparnos de nuestras fantasías y pensamientos, que también pueden liberar dopamina, al igual que la lectura que está permitida. Estímulos se obtienen siempre de cualquier lado, lo que ellos están demonizando son las redes y las pantallas», concluyó Campos.