EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Presidente Sebastián Piñera
Atribuyen nueva ola de contagios en Chile a «una falsa sensación de que lo peor había pasado»
02/04/2021
Descargar Audio

En medio de la segunda ola de contagios, el gobierno chileno salió al cruce de medios internacionales que cuestionaron su «exitismo» y señalaron que la inoculación debió acompañarse de restricciones y un mensaje de que «las vacunas no sustituyen las medidas sanitarias».

Pese a que vacunó a más de un tercio de su población, Chile alcanzó esta semana cifras récord de contagios y tiene un 95% de ocupación en salas de cuidados intensivos. En las últimas horas el gobierno encabezado por Sebastián Piñera, decidió errar nuevamente sus fronteras y ampliar el toque de queda desde las 21 a las 5 de la madrugada. A su vez debió otorgar permisos para salir, limitar aforo a cinco personas en cultos.

El 29 de marzo, el Washington Post publicó un artículo en el que señala que el «exitismo» del gobierno chileno eclipsó «una campaña de vacunación que pudo ser ejemplar», ya que los expertos habían advertido que la inoculación, «debía acompañarse de cuarentenas, de un plan coordinado y, sobre todo, de un claro mensaje a la población: las vacunas no sustituyen las medidas sanitarias para evitar la propagación de los contagios».

Una día después, el New York Times advirtió que la «rápida y eficiente campaña de vacunación» en el país trasandino, provocó que se alivianaran «demasiado pronto las restricciones a los viajes, negocios y escuelas, creando una sensación de confianza que la pandemia había terminado”, lo que «contribuyó a un fuerte aumento de nuevas infecciones y muertes que ahora sobrecarga el sistema de salud».

Dicho medio señaló que el espiral creciente de casos se dio cuando más de un tercio de la población ya fue inmunizada, algo que «sirve de advertencia para otros países que esperan que las campañas de vacunación pongan fin rápidamente a la era de las fronteras cerradas, las economías bajo asedio y el distanciamiento social».

El ministro de Salud, Enrique Paris, acusó a ambos medios estadounidenses de «ponerse de acuerdo» y dijo que tiene «derecho a mostrar lo que hacemos», y que «si eso causó una falsa sensación de seguridad, eso es lo que hay que revisar. Pero quieren que no digamos nada de lo que hacemos, que no anunciemos nada de lo bueno. Tenemos que dar una luz de esperanza a los chilenos”, expresó.

La asociación de corresponsales, cuestionó al jerarca y advirtió que los periodistas no informan «para atacar a un gobierno y menos en momentos tan críticos”, sino que buscan reflejar la realidad a través de un reporteo “serio y responsable». El New York Times por su parte, respaldó la cobertura realizada y expresó que trabaja como medio «para reportar la verdad e interrogar al poder y lo seguiremos haciendo».