Asociación de Estudiantes Universitarios de Guatemala: 100 años de lucha y resistencia
25/05/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/05/200523-02-TELE-GUATEMALA-1.mp3

«La Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) jugó a lo largo de la historia un papel importantísimo», dijo a Sputnik Eduardo Velásquez, profesor de la Universidad San Carlos de Guatemala. «Ha sido crucial contra las dictaduras militares y ahora con los gobiernos civiles que representan esos intereses», destacó.

«Siendo las 10 de la noche, reunidos los 200 estudiantes universitarios en la Escuela Manuel Cabral, situada en la 10a. calle, entre 10a y 11 avenidas, hoy 22 de mayo de 1920 decidimos fundar la que desde esta noche se llamará Asociación de Estudiantes Universitarios», consta en el acta fundacional de esta organización centenaria, surgida en tiempos de efervescencia política y social en el país centroamericano.

Apenas empezaba a quedar atrás una dictadura de 22 años a cargo de Manuel Estrada Cabrera, que marcó a sangre y hambre al país. En ese contexto surgió la AEU de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), fundada en 1676, lo que la convierte en la cuarta más antigua de la región y la única pública de ese país hasta el presente. Su historia está marcada por la resistencia y la lucha social. Como reflejo de ello, desde 1978 le sumó a su nombre original el de Oliverio Castañeda de León.

«Era compañero mío en la carrera de Economía, un muchacho brillante, de clase media alta que se convierte en un líder estudiantil primero y miembro de la Juventud Comunista, que lidera toda la rebelión ciudadana en contra de la dictadura militar», recordó Velásquez.

«Fue asesinado el 20 de octubre en plena calle después de la conmemoración del 20 de octubre. Fue una gran pérdida para el país y los movimientos populares», lamentó el entrevistado.

Ese día pero de 1944 se consumó en Guatemala una revolución que unió a militares, obreros y estudiantes, estos bajo la conducción de la AEU. Comenzó un período que se recuerda como la «década de oro» por las reformas impulsadas a favor de las mayorías históricamente marginadas. Culminó en 1954 cuando el presidente Juan Jacobo Arbenz, «el soldado del pueblo», renunció al cargo en medio de desestabilizaciones promovidas por la CIA.

En pie de lucha

Fundada 24 años antes de la revolución del 44, la AEU surgió en oposición a la dictadura de Estrada Cabrera, que comenzó en 1898 y duró 22 años. «Guatemala, como un país que vive en un istmo siempre asolado por terremotos, huracanes y vendavales, en 1917 y 1918 sufre una serie de terremotos y la ciudad de Guatemala es barrida del mapa», relató el profesor de la USAC.

A tal punto quedó destruida que «la gente quedó viviendo en campamentos y champas, construcciones muy informales. Pasado eso se viene la influencia española que hace estragos como una epidemia en toda la población». En ese marco de angustia y desastre, «la vida en los campamentos sirvió para socializar con el resto de la población capitalina, pensando que era la dictadura y como podría abatirse», indicó Velásquez.

Así fue que las fuerzas acumuladas alentaron la insurrección y en «abril de 1920 ya la población está enardecida y derrocan a Estrada Cabrera previo a que bombardeara la ciudad. (…) Un mes después se funda la AEU con 200 estudiantes, que es toda la generación brillante de 1920 en la que están varios guatemaltecos que van a ser distinguidos, como Miguel Ángel Asturias, entre otros escritores y políticos».

Tiempos modernos

Actualmente la USAC «infelizmente está muy coptada por el pacto de corruptos que desgobierna el país, pero habitualmente siempre ha sido el receptáculo de las demandas populares, ciudadanas», señaló el académico.

«Ahora que celebramos los 100 años de la AEU hay que decir que un grupo de jóvenes desde hace tres o cuatro años recuperaron la asociación que había quedado en manos de los corruptos (…) esos muchachos han retomado el rumbo y el perfil de lucha», celebró.

Velásquez contó que actualmente la matrícula de la todavía única universidad pública del país es de 250.000 estudiantes, y que tiene cobertura a nivel nacional. «Como es pública, muchas de las carreras que son difíciles de costear por universidades privadas tienen también procedencia de la población de los sectores medios y medios-altos, pero mayoritariamente son sectores medios y medios-bajos».