Antonio Carámbula: es clave la inversión extranjera directa porque explica el crecimiento genuino de los últimos tiempos y también el empleo
06/06/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/06/20190606-CARAMBULA-copia.mp3

Entrevistado en InterCambio el director ejecutivo del Instituto Uruguay XXI, Antonio Carámbula, habló sobre el comercio exterior de nuestro país y describió algunas de las políticas y acciones que despliega el gobierno para estimular las exportaciones y la radicación de inversiones en Uruguay.

Carámbula contextualizó el tema recordando que “nuestros productos están presentes en más de 150 países en todo el mundo” y que en varios “sectores” de producción “somos muy competitivos”, por ejemplo en “los alimentos”, cuyas ventas para Uruguay dependen de “la calidad”.

“La carne” es “el producto estrella en bienes” de exportación y “obtiene pagos” que están “muy por encima de otros países de la región” en base a “calidad”. Esto comprende “años de mejoramiento genético”, de “salud animal”, de “trazabilidad” y otros aspectos cualitativos y tecnológicos.

Ejemplificó ese desarrollo señalando que “los agro-alimentos” suman el “70% de los bienes que exportamos”. Resaltó que con la carne bovina “ingresamos al mercado japonés (…) después de muchos años” de no poder acceder, desde inicios de la década anterior, tras “la aftosa”, hasta que finalmente “el 7 de febrero” pasado “se efectivizó” el reingreso a Japón.

El jerarca destacó que el gobierno trabaja sistemáticamente para generar “acuerdos comerciales que permitan” continuar ampliando “el acceso” de los bienes y servicios producidos en el país a más mercados de destino, en mayores volúmenes y sin aranceles o con aranceles lo más bajos posible.

“Japón tiene aranceles altos”, siendo del “38,5%” los que ya pagan las exportaciones de carne desde Uruguay, mientras que para entrar a “China” se abona “12%” y los bienes que se venden en “Australia” pagan el “9%”, graficó. Luego resaltó que para nuestro país “también la región es importante y por eso debemos negociar” siempre para mantener activo el intercambio. “Brasil es el segundo” mercado de ventas locales, recordó.

Más adelante Carámbula habló de los flujos de inversión externa en el país y de las condiciones necesarias para que esto sea una realidad dinámica. “Es clave la inversión extranjera directa (IED) porque es la que explica el crecimiento genuino de los últimos tiempos y también el empleo”, valoró.

Mencionó la relevancia mundial del proyecto internacional chino conocido como “nueva ruta de la seda”, respecto del cual “nosotros decimos que somos la puerta de entrada del Atlántico Sur” a esa mega iniciativa. También informó que actualmente el gobierno trabaja junto al sector privado y Canadá para generar “algún tipo de inversión” procedente de este país norteamericano en “la transformación mecánica de la madera”.

“Uruguay exporta” actualmente bienes y servicios por valor de “unos 15.000 millones de dólares” en el año, correspondiendo aproximadamente “el 70%” del total a “productos agropecuarios, básicamente carne, celulosa y soja”. “Pero también está toda el área de servicios” en crecimiento y destacan “los servicios globales” como “las TIC”, “los servicios creativos y profesionales”, “las ciencias de la vida” y “los servicios corporativos”.

El gobierno trabaja intensamente en su promoción. Recordó que “Farma (…) invirtió más de 100 millones de dólares” y añadió que tanto la empresa “alemana BASF” como la compañía “india Tata Consultancy” Services “instalaron acá” sus respectivos centros regionales de operaciones.

A continuación Carámbula explicó aspectos de los procesos de radicación de inversiones en servicios corporativos, logística y aledaños, y mencionó algunas condiciones que favorecen la elección de Uruguay como destino. Explicó parte de lo que hace el gobierno para facilitar la llegada de esos capitales y facilitar su multiplicación. Un capítulo de ese vasto tema es que el país genera un buen “entorno de negocios”, ponderó al respecto.

Después se refirió a la dinámica exportadora según el tamaño de las empresas y a la labor del gobierno para impulsar las ventas externas. Este trabajo se enfoca en las firmas medianas y chicas porque en promedio, solo el 20% de ellas continúa exportando al cabo de 15 años, como tendencia.