˂ Volver a Portada

Empresas públicas

Antel tuvo una recaudación récord en 2020 mientras el gobierno intenta entregar autorizaciones a cableoperadores para vender internet

Logo de M24 en blanco

Torre de las Telecomunicaciones.

Unos 410 millones de dólares fueron los ingresos que registró Antel en 2020 por servicios de banda ancha. Sin embargo, la coalición de gobierno insiste en que los cableoperadores puedan vender internet, además de seguir ofreciendo contenidos, algo que la empresa pública está impedida de hacer. Un informe del director frenteamplista, Daniel Larrosa, cuantifica los perjuicios que podría ocasionar esta política sobre el organismo.

En 2020 los ingresos de Antel por banda ancha fija al hogar fueron de 17.232 millones de pesos (alrededor de 410 millones de dólares): un récord histórico.

Esta cifra es 36% mayor que la del 2018, cuando los ingresos fueron de 12.688 millones de pesos.

Además, en el segundo semestre del año pasado, el monto ascendió a 9.274 millones de pesos, de acuerdo a la respuesta que dio la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicaciones (ursec) a una solicitud que realizó el semanario Brecha, en cumplimiento de la ley de acceso a la información pública.

Asimismo, allí se señala que la ganancia neta de la empresa del Estado por venta de banda ancha fija fue de 160 millones de dólares al año, dato que confirma la solidez de este negocio.

En el primer semestre de 2021 Antel facturó 9.084 millones de pesos, siendo el único rubro que tuvo un crecimiento de ingresos en comparación con 2020, dado el incremento del número de clientes, debido al aumento el acceso a la fibra óptica, y por el ajuste tarifario, asegura el semanario.

A pesar de este escenario, desde la coalición de gobierno se pretende que los cableoperadores ofrezcan doble play (televisión por cable e internet), lo que para el director de Antel en representación de Frente Amplio, Daniel Larrosa, sería perjudicial a la economía del ente.

Este viernes Larrosa presenta un informe que elaboró junto al equipo de asesores en el que se afirma que de aplicar esta medida Antel podría perder por año de entre 50 y 76 millones de dólares.

Bajo esta nueva modalidad Antel operaría como vendedor mayorista y las empresas de televisión por cable tendrían más ganancias a expensas de la telefónica.

Este modelo podría profundizar el perjuicio para Antel ya que al otorgar estas licencias los cableoperadores pueden incluir en un futuro la venta de telefonía móvil, a través de acuerdos con Claro o Movistar. De concretarse, el paquete a ofrecer a los usuarios sería el del triple play, es decir contenidos audiovisuales, internet y telefonía celular.

Publicidad de agenda cultural