Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS
ANCAP presentó un recurso contra resolución de la URSEA que plantea nueva definición para precio de paridad de importación de combustible
09/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/20201009_WALTERSOSA1.mp3

Entrevistado por INFO24, el director de ANCAP por el Frente Amplio, Walter Sosa, informó que la URSEA (Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua), determinó bajar el costo de los alijos y reducir a la mitad el tiempo de stock, lo que para ANCAP puede resultar en pérdidas y peligrar el abastecimiento de combustible al país.

El integrante del directorio de ANCAP por el Frente Amplio, Walter Sosa, comunicó a INFO24 que ayer la URSEA (Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua) publicó una nueva metodología con los valores que se tomarán para definir el precio de paridad de importación.

Sosa informó que presentó un recurso contra esa decisión del organismo regulador, lo cual fue acompañado por el resto del directorio.

La discrepancia que presentó ANCAP señala que el precio de paridad de importación propuesto es irreal.

«Ni ANCAP ni ningún importador de refinados va a instalar otra infraestructura sino va a utilizar la que ya existe», indicó.

En este sentido, explicó que cuando llega un barco con refinados al país, al no poder ingresar al muelle de la refinería de La Teja, porque tiene un calado de 5,8 metros y los barcos que trasladan el combustible son grandes, hasta allí se dirige un buque de bandera nacional, que luego va descargando de a poco ese refinado y luego lo traslada hasta la refinería de La Teja.

Existe una ley que establece que esa tarea debe ser hecha por buques de bandera nacional; salvo que no hubiera se utilizaría de bandera extranjera.

Estos buques de bandera nacional están cobrando 24 dólares por cada metro cúbico de transporte de refinado. La URSEA, en cambio, solo reconoce 8 porque argumenta que son los valores internacionales.

«Pero ANCAP o cualquier importador va a tener que usar esos buques de bandera nacional. Ahí tenemos una pérdida importante», indicó Sosa.

Además, otro tema que preocupa es el tiempo de stock. El ente necesita 60 días para asegurar el suministro al país, pero la URSEA quiere llevarlo a la mitad.

Esto expone al país, ante una eventualidad, a quedar sin abastecimiento o a definir una política de stock racional de 60 días en el que el ente tendrá que asumir los costos de las diferencias.

«Se empuja a definir un precio de paridad de importación que si bien existe hace muchísimos años, nunca fue un precio cuasi vinculante, ni siquiera preceptivo, sino teórico. Lo que están buscando es que ANCAP no pueda fijar los precios porque va a seguir usando los alijos nacionales y mantener su reserva de 60 días y no de 30. Se trata de justificar la necesidad de importación de combustible», concluyó.