Amanecer de un año agitado: «La derecha regional se encuentra en plena ofensiva»
13/01/2020

Elecciones, constituyentes, protestas, virajes ideológicos y la ofensiva renovada de EEUU para quedarse «con la verdadera corona» regional, Venezuela, presagian un 2020 tan o más intenso que el pasado. Así lo dijo a Sputnik el analista guatemalteco Rafael Cuevas Molina, presidente de la Asociación para la Unidad de Nuestra América (AUNA).

 

«Dejamos un 2019 que con las excepciones de México y Argentina fue para el olvido», disparó Cuevas Molina al referirse a la consolidación de gobiernos conservadores y de derecha en casi toda la región, como desde hace décadas no ocurría.

 

«Tomando en cuenta especialmente a Bolivia, o el caso mismo del Uruguay, me da impresión que estamos entrando a un periodo en el cual la derecha regional se encuentra en plena ofensiva y no ha cesado en ella», apuntó el también investigador y profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Costa Rica.

 

«Por lo tanto, pienso que debemos prepararnos para nuevas noticias que no necesariamente estarán asociadas a cambios de orden pacífico, como los que pueden haberse presentando en Uruguay con las elecciones pasadas», agregó.

 

Así se refería al triunfo y la forma en que se procesa la transición hacia una coalición de centroderecha conformada por cinco partidos, que en el balotaje del pasado noviembre desbancó del poder al Frente Amplio tras 15 años de gobiernos progresistas.

 

Guaidó y la corona buscada

Cuevas Molina puso especial énfasis en que tras el golpe de Estado en Bolivia, y asumiendo que Cuba es un territorio impenetrable para EEUU, la conquista clave que le resta en «su patio trasero» es derrocar a Nicolás Maduro y poner fin a la revolución chavista iniciada en 1999.

 

«Venezuela es la joya de la corona, el punto central en el cual convergen toda una serie de intereses contrapuestos y cuya resistencia en las posiciones actuales se convierte en central, no solo para ese país sino para todo el continente», explicó Cuevas Molina.

 

«Hay que tener atención y darle seguimiento a las informaciones de Venezuela en espacios donde uno puede formarse un criterio menos sesgado que el que transmiten los medios de comunicación corporizados», sugirió el analista.

 

De esta manera se refirió a lo sucedido con la cinematográfica escalada del diputado Juan Guaidó del pasado lunes 5 a las rejas externas de la Asamblea Nacional, porque supuestamente no lo dejaban entrar para jurar como presidente del cuerpo por segundo año consecutivo.

 

Todo indica que ya no tenía el apoyo de la oposición en bloque y por eso terminó jurando como presidente del Legislativo en la redacción de un diario opositor y con el «voto» de 100 diputados leales. Y al día siguiente se autoproclamó presidente encargado una vez más.

 

«Estuve muy recientemente en Venezuela y pude constatar de primera mano la tergiversación cotidiana que se hace en los medios de comunicación de lo que pasa en ese país (…) Tenemos que tener claro que ahí es donde se están jugando los intereses centrales de lo que está pasando en América Latina en estos días», sostuvo Cuevas Molina.