EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Álvaro Padrón: Mercosur, te amo, te odio, te necesito
06/07/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/07/200706-PADRÓN.mp3
Descargar Audio

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS.

En su columna semanal en InterCambio Álvaro Padrón analizó el tema de los bloques regionales en el contexto de la emergente nueva bipolaridad global que ya configuran Estados Unidos y China, y subrayó en este sentido la importancia crucial del Mercosur para Uruguay y la región.

Con las expresiones entre antagónicas y pragmáticas del título elegido por Padrón para su columna de esta semana, destacó la importancia no solo para nuestro país sino para toda la región latinoamericana del Mercosur, que es a la vez “un tema de coyuntura” porque días atrás “fue la Cumbre” de presidentes del bloque, y un tema más estructural porque “conecta” con “la globalización de la protesta” y las causas que la mueven a “escala planetaria”, como la captura corporativa de la democracia y los Estados.

Advirtió contra la “prédica tan eficaz” desde determinados sectores económicos y políticos contra la existencia del Mercosur, “como que somos rehenes” de éste y que eso supuestamente le restaría autonomía y “libertad” a nuestro país, prédica tan falaz como directamente interesada.

Describió el mundo actual como caracterizado por un conjunto de grandes bloques regionales y simultáneamente por una nueva bipolaridad entre súper potencias, en el presente China y Estados Unidos. En ese contexto, se planteó el columnista como reflexión, “qué diablos vamos a hacer solitos, un país como Uruguay con 3 millones de habitantes”. Aseveró al respecto que “si no creamos un bloque (…) no existimos” y recordó que, en definitiva, “para eso es la integración regional”. “No es una opción, es una necesidad” que impone la realidad ya que “solitos no vamos a poder”.

En esa dirección, resaltó que “un proceso de integración es mucho más que comercio”, desde que “construir una región significa construir políticas regionales, construir democracia regional”, un patrimonio político común. “¿No será tiempo de compartir soberanía con otros países para recuperar soberanía?”, agregó como interrogante para los Estados de la región.

Padrón mencionó el negocio de “la celulosa” como “el ejemplo de la no integración” regional, al ser “gran negocio para los inversores extranjeros que los países se peleen” por captar esas mega-inversiones, degradando así sus propias condiciones domésticas en casi todos los aspectos involucrados, empezando por el debilitamiento y la destrucción de sus mercados internos.

Apuntó que a partir de los pasados coloniales de todos los países de América Latina, desde los centros capitalistas mundiales “nos prepararon para la no integración, sobre todo para dominarnos”, empezando por el mismo proceso de “fragmentación” estatal y también por la infraestructura.