Álvaro García, director de la OPP, sobre la segunda fábrica de UPM: quien primero gana en esto son los de abajo de aquella zona del país
23/07/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/07/20190723-ALVAROGARCIA.mp3

Entrevistado en InterCambio el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, habló sobre la confirmación por UPM de la construcción de su segunda planta de celulosa en Uruguay y describió algunos de los procesos productivos y educativos que esto generará al país.

García contó que la confirmación esta mañana sorprendió al gobierno “no en términos de días pero sí en términos de momento, de que fuera hoy” ya que la esperaban hace “algunos días, alguna semana atrás”, explicó.

Más allá de ese aspecto más formal, “es una noticia importante, es la consolidación de un trabajo importante de tres años, un trabajo serio, transparente” que primero tuvo “un año y medio de coordinación. Ahí sí me tocó hacer el trabajo de coordinación de una gran cantidad de equipos, de 7 ministerios por lo menos” y con “cientos de técnicos que trabajaron”.

Relató que “después, en la segunda etapa, que fue de otro año y medio, de implementación del acuerdo aquel de noviembre del ´17, el doctor Toma y el doctor Roballo participaron más directamente porque hay temas” de naturaleza “jurídica que también tienen que ver con esto”.

Aseveró que “quien primero gana en esto son los de abajo de aquella zona del país”, o sea “el centro y el noreste del país” y todo lo “vinculado con el desarrollo del tercer nivel educativo” a partir de “la presencia de la UTEC en Durazno” y “de la Udelar en Tacuarembó”. “Lo económico tiene que ir paralelamente a lo académico, como para poder seguir reforzando ese círculo virtuoso y el impacto va a ser importante”, proyectó el jerarca.

“Eso va a ser de manera permanente”, adelantó respecto del derrame previsto de unos 200 millones de dólares en la zona, “una vez que la planta esté en funcionamiento. Pero antes va a haber picos más altos inclusive” que se registrarán durante “la construcción de la propia planta”, ya que “la empresa maneja hoy 6.000” trabajadores abocados a ese objetivo.

En el comunicado emitido esta mañana por la compañía para anunciar la confirmación del proyecto, “hay algunas cifras allí que mejoran” las negociadas con el gobierno. “Todas esas cifras fueron compendiadas en su momento, presentadas al Parlamento el año pasado, el cálculo económico, que en cualquiera de los casos, en cualquiera de los escenarios, nos daba un valor actual neto positivo (así) como (también) una tasa interna de retorno superior a la tasa de referencia de Uruguay, en cualquier escenario, inclusive pagando todo el ferrocarril. Porque hay una cosa que a veces se escapa en los razonamientos que uno escucha por allí, y es que pese a que esta planta está en una zona franca, la cadena que implica la producción de esta celulosa, (que) arranca desde el arbolito cuando se genera, el plantín, hacia adelante y todo lo que viene después”, desde “la planta de celulosa” hasta “la actividad portuaria, etcétera, está fuera de zona. Todo eso paga impuestos y paga tributos a la seguridad social. Y eso lo tenemos estimado en unos 120 millones de dólares por año que el Uruguay recibe”, aunque UPM “habla de 170 ahora” en el comunicado, elevando la previsión.

Acerca de la dimensión ambiental, el director de la OPP puntualizó que “Uruguay tiene muy buena legislación y muy buenos equipos, muy buenos procedimientos (…) y no podemos pensar hoy en actividades económicas que tengan un daño ambiental” porque “hay conceptos como la economía circular en el mundo que son básicos” y determinan también este proyecto.

Añadió que nuestro país tiene “varias ventajas” y una de ellas consiste en que ya “existen otras plantas” de producción de pulpa de celulosa con la correspondiente experiencia ganada. Otra de aquellas pasa por “los monitoreos dentro de los límites establecidos” por la normativa, además de que “se han puesto adicionales” durante el proceso de negociación.

“El otro punto es que esta empresa viene de un país” nórdico que junto a sus vecinos escandinavos, “en cualquier ranking de desarrollo sostenible están en los primeros lugares del mundo” y “tienen un conocimiento muy grande” tanto en materia de cuidado ambiental como de economía circular.

García también destacó como un relevante avance de este proyecto el hecho de que “uno de los complejos estratégicos productivos que el Uruguay tiene y se consolida ahora con esta tercera planta, es el forestal-madera. Y la celulosa no hay que pensarla más como producción de papel, el papel para escribir, imprimir, va a ir cayendo en el mundo y está bien que así suceda” ya que “hay otros usos” como el “papel tissue” y “los pañales para adultos.

Pero el principal tema es que la celulosa ya está siendo aplicada, inclusive desde el punto de vista comercial, como sustituto de los plásticos, y esto es crucial para el ambiente” dado que “el flagelo de los plásticos es a nivel mundial (…) y nos los estamos tragando” todos.

Asimismo, resaltó que “de los 7 grupos de negociación que hubo en la etapa de negociación, Uruguay propuso otro más, y es el grupo de desarrollo”, en virtud de cuyos acuerdos “la empresa va a financiar un fondo de innovación durante 23 años, a un costo a cargo de la empresa de 1 millón y medio de dólares por año, para poder combinar con otros fondos, trabajar con universidades, hacer investigación científica, generar un centro maderero en Tacuarembó, generar un centro de bioeconomía en Durazno, tener mayor desarrollo de proveedores, que las empresas uruguayas sean las que más trabajen para esto y que lo menos se compre en el exterior, fomentar la capacitación de los trabajadores, etcétera”, reseñó.

Conforme a la decisión definitiva anunciada por UPM, serán de inicio inmediato “la construcción de la planta y los trabajos en el puerto de Montevideo”. “Ahora los compromisos más importantes son los de la empresa”, señaló García, subrayando a continuación el valor nacional de que “no hay ninguna innovación referida al tema laboral”. “Esto va a empezar a mover una maquinaria que va a ser de beneficio para todo el mundo” pero “sobre todo” para “los de abajo” del centro del país, celebró.