Alejandro Sánchez: “una mala decisión del pueblo” uruguayo “terminó con la destrucción absoluta del aparato productivo del país” más de una vez
09/10/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/10/191008-PACHA.mp3

En su columna semanal en M24 el diputado frenteamplista Alejandro ´Pacha´ Sánchez compartió su emoción por el hallazgo de los restos del militante comunista Eduardo Bleier y convocó a todos los frenteamplistas a hablar y conversar con cada compatriota en el tiempo que resta de campaña electoral para que no presten su voto al retroceso antipopular de la derecha.

Al abrir este espacio Sánchez transmitió el sentimiento de estar “conmovidos” por la confirmación ayer lunes 7 del hallazgo de los restos óseos del compañero Bleier, conmoción acompañada por “un profundo deseo de seguir luchando por la Verdad y la Justicia” respecto de los crímenes de la dictadura cívico-militar y el terrorismo de Estado.

Destacó especialmente la incansable lucha de la organización de “Madres y Familiares” de Detenidos Desaparecidos “levantando la bandera de la dignidad”. Y la contrastó con las mentiras, infamias y datos falsos propalados en muchas ocasiones por “el Ejército” y las Fuerzas Armadas.

“Seguiremos buscando (…) hasta que aparezcan todos, eso tiene que ser un compromiso ético y político” no solo con las generaciones involucradas directamente en aquellos acontecimientos sino además “con las generaciones que vienen”, puntualizó el legislador del Espacio 609.

Y así como “nuestros pueblos” de todo el continente “han luchado muchísimo” y lo siguen haciendo por la Verdad y la Justicia, también lo han hecho y siguen haciendo “contra las políticas neoliberales” que son impulsadas otra vez por los partidos y movimientos de derecha como parte de una nueva ofensiva antipopular y antidemocrática a escala continental.

“El continente latinoamericano está convulsionado” por esa ofensiva reaccionaria, sus primeras consecuencias y el despliegue de movilizaciones populares que le dan respuesta. Un ejemplo especialmente notorio en estas horas es “la situación que se está viviendo en Ecuador (…) producto de que el gobierno quiso firmar una carta intención con el FMI”, señaló.

Frente al tendal de dolor y sufrimiento que viene dejando el giro político en ese país hermano de la región, los ecuatorianos “se movilizan, resisten y protestan” contra el gobierno de Lenín Moreno y lo hacen “bajo una fuerte represión” ordenada por éste a sangre y fuego, literalmente, ejemplificó.

“En Uruguay”, en tanto, durante la última década y media “hemos avanzado muchísimo” desarrollando “el proceso de redistribución” de ingresos y recursos públicos, desplegando “la estrategia de desarrollo” basada en “repartir y crecer” a la vez, un derrotero tan propio como “muy alejado de la doctrina fondomonetarista”.

Al otro lado del Plata, lamentablemente, en los últimos cuatro años, “un Uruguay entero” en cantidad de personas “cayó bajo la pobreza” como consecuencia de la política del gobierno argentino “asesorado por el FMI”.

Y en este momento, en el marco de la campaña electoral en nuestro país, “la derecha nos está proponiendo justamente lo mismo” que en Argentina, Ecuador, Brasil y gran parte del continente: “el recorte del gasto público” junto al “no va más” a que “la gente aumente” constantemente “sus ingresos” mediante la “negociación colectiva” de salarios y condiciones.

El legislador frenteamplista señaló que el principal político convocante a ese retroceso “es Lacalle Pou”, presidenciable del Partido Nacional (PN), el mismo Partido que en 1959 lideró “el comienzo de un largo periplo que le tardó cuatro décadas al país” para llegar a “destruir” su base productiva y cohesión social, que habían caracterizado a la otrora “´Suiza de América´”.

Aquel extenso proceso sociopolítico condujo primero al salvajismo liberal de la dictadura y después fue nuevamente el PN, desde 1990, el que encabezó una nueva fase de políticas antipopulares con “los ajustes” favorables al mercado y a la libertad para los capitales especulativos.

“El segundo empuje (…) neoliberal (…) fue encabezado por Luis Alberto Lacalle Herrera (…) que firmó con el FMI (…) un respaldo político para llevar adelante una política de privatización de empresas públicas (…) y dejar a las fuerzas del mercado liberadas” de toda regulación, incluso de “la negociación colectiva” en las relaciones laborales, evocó Sánchez.

Aquel empuje “llevó a que se perdiera un 21% del salario real” y abrió las puertas al abismo posterior de la crisis de 2002, con sus secuelas de destrucción de riqueza nacional y masivo sufrimiento social.

“Tenemos que tomar en cuenta” todo aquello que dio origen “a la patria financiera”, la que hizo sucumbir a una construcción nacional de casi un siglo durante el gobierno “de Jorge Batlle”, gobierno que dio “el golpe de gracia” a aquel Uruguay que supo ser modelo de desarrollo e integración.

Así, en los últimos 60 años de vida del país, ya ocurrió varias veces que “una mala decisión del pueblo (…) terminó con la destrucción absoluta del aparato productivo del país”, recordó Sánchez con vistas al domingo 27.

A la luz de ese sucinto repaso histórico, vale tener presente que si bien “en estos 15 años” de gobiernos del Frente Amplio (FA) “se han cometido errores”, no es menos cierto que “ha habido avances significativos” que mejoraron la vida de las mayorías y reconstruyeron un país quebrado.

Por eso, indicó el joven dirigente del MPP, “tenemos la enorme responsabilidad como ciudadanos de tomar una decisión” el próximo domingo 27 de octubre, y esa decisión implica necesariamente “mejorar lo que hemos construido (…) o volvemos a las políticas ultra neoliberales (…) de recortes, achiques y acuerdos con el FMI”, reflexionó.

A la vista de los “14.000 millones de dólares” que en Argentina “fueron a parar a la rosca y la rapiña financiera” solo en el lapso más reciente “y que ahora el pueblo argentino tendrá que pagar, porque las cuentas siempre las pagan los pueblos”, en Uruguay “no podemos retroceder en lo que hemos construido” y en cambio debemos “poner todo nuestro empeño y esfuerzo en hacerlo mejor en el futuro” inmediato con un nuevo gobierno del FA.

De ahí la necesidad y la invitación a “luchar para que el Uruguay no caiga en la trampa que nos tienen preparada para destruir” y arrebatarnos todo lo que “el pueblo uruguayo viene construyendo” con su trabajo y su esfuerzo.

“Es por ese derecho que debemos dejar todos lo que podamos (…) para conversar, hablar y dialogar” con nuestros compatriotas de cara a lo que votará cada ciudadano el 27, “porque el Uruguay no quiere detenerse”.

“Ésa es nuestra pelea” en estos días y horas por parte de cada frenteamplista, “para que exista un nuevo gobierno del FA” conducido “por el compañero Daniel Martínez”, convocó el diputado Sánchez.