EN VIVO

InterCambio

Alejandro Sánchez: se despliega una campaña mediática para disfrazar de progresistas a los candidatos de los partidos tradicionales
11/09/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/09/20190910-pacha.mp3
Descargar Audio

En su columna semanal en M24 el diputado frenteamplista Alejandro ´Pacha´ Sánchez contrastó los beneficios económicos y derechos sociales construidos en Uruguay con los de Chile, éstos notoriamente peores que los de nuestro país aunque el candidato presidencial colorado, Ernesto Talvi, insiste en que Uruguay siga el modelo excluyente y privatizador chileno.

Sánchez contextualizó el tema de su espacio señalando “la obsesión” que cunde en “la oposición” por convencer a la población de que sus candidatos presidenciales “son progresistas”, de que “no tuvieron nada que ver con la historia del país” y de hacer olvidar “que son neoliberales”.

Se trata de una “campaña mediática para disfrazar a los candidatos de los partidos tradicionales” de lo que no son, y entre esas “estrategias” que también despliega el blanco Luis Lacalle Pou, el colorado “Talvi” busca “presentarse como alguien nuevo en la política”.

Sin embargo, “su archivo lo remite a las negociaciones” desarrolladas “en los ´90 con el Fondo Monetario Internacional” para intentar la “venta de las empresas públicas” y la aplicación de “ajustes estructurales” en la economía y el Estado, es decir en el bienestar de la sociedad.

Como parte de esa campaña mediática de camuflaje, sus operadores “ocultan a Julio María Sanguinetti”, quien es el “principal apoyo” del economista neoliberal, quien sostiene “que su modelo es Chile” y que éste debe ser “el ejemplo a seguir” por Uruguay, o sea “la referencia” para Talvi de “las políticas que aplicaría” integrando un gobierno de coalición liberal.

Para desnudar qué haría esa coalición de derecha teniendo al modelo neoliberal chileno como referencia, el legislador del Espacio 609 cotejó tan solo algunas “diferencias” entre las políticas “que se aplicaron en Chile” desde la dictadura “respecto a Uruguay” y el camino emprendido en 2005.

Según los “datos de la Cepal”, organismo de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe, en Chile “el 10% más rico” de la población “concentra el 31% de la riqueza que se produce en el país”, mientras que “en Uruguay el 10% más rico concentra el 23%”.

Resulta así incontestable que en nuestro país la riqueza “está mucho mejor distribuida” que en el hermano país trasandino y que aquí hay “un reparto mucho más equitativo de los bienes y servicios que produce la sociedad” con su trabajo, razonó el columnista.

Si el indicador que se toma para comparar ambos proyectos de país es “el PBI per cápita”, se aprecia que “en Chile es de 16.000 dólares” en tanto que “en Uruguay es de 17.200” dólares anuales por persona. Esa relación de resultados implica no solo que “Uruguay reparte mejor que Chile” sino que además su economía “produce más riqueza” que la chilena.

En materia de “Salud” las distancias son conocidas por no pocas personas, chilenas y uruguayas, especialmente desde que nuestro país implementó “una reforma muy grande” al crear el Sistema Nacional Integrado de Salud, que garantizó cobertura de “Salud de calidad” para la mayoría de su gente.

En ese sentido “la OPS dice que cada chileno tiene que destinar 31%” de su ingreso para pagar su cobertura sanitaria, al tiempo que “en Uruguay es un 16%” lo que cada uruguayo destina al efecto. “Cada chileno gasta el doble que un uruguayo para atenderse” y además “en Chile (…) cada 10.000 habitantes hay 10 médicos” mientras que “en Uruguay hay 47 médicos”.

En cuanto a la “Educación”, las “diferencias” son “notorias”, “estructurales”, “gigantescas”, empezando por que “la Educación universitaria y terciaria no es gratuita” en Chile y “en Uruguay lo es”. En el país andino, “quien accede a cultura, conocimiento y Educación es quien puede pagarla”, exclusivamente, al punto de que familias y estudiantes toman cada año miles de “préstamos bancarios” para eso.

Hay allí actualmente “800.000 personas endeudadas” para costear carreras, y “400.000” de ese total “son estudiantes”, quienes “tienen que salir a trabajar” para solventar los préstamos. La “carrera de dentista” cuesta “por mes unos 200” a “300 euros”, entre “8.000” y “12.000 pesos” uruguayos, lo que lleva en promedio “20 años para pagar la carrera de dentista”.

A lo que debe agregarse que “este sistema tampoco garantiza calidad educativa”, indicó el joven diputado del Frente Amplio, porque mientras “la Udelar invierte por cada estudiante 4.000 dólares” anuales, “en Chile” se invierte en promedio “2.800 dólares” por estudiante. Éste es un “modelo de privatización de la Educación, solo para algunos” en función del dinero.

Simultáneamente, “en la estructura económica de Chile”, tan admirada y defendida por dirigentes patronales y políticos de derecha uruguayos, “la industria representa el 11% del aparato productivo”, en tanto que “en Uruguay” la industria supone “el 14%” de su economía y “sin Tratados de Libre Comercio” determinando la conformación de esa estructura.

“Toda esa apertura chilena no ha significado un proceso industrializador” sino que “se basa” en la explotación primaria “del cobre”, es decir en “un mineral” y “sin valor agregado” que explica “el 50% de las exportaciones”.

Si se mira hacia el campo laboral y las relaciones obrero-patronales, “en Chile tampoco hay negociación colectiva, ni que hablar”, por lo que el país hermano de los Andes carece también de “regulación salarial”.

“Nos quieren importar ese modelo neoliberal” cuando justamente “mañana”, 11 de setiembre, “se cumplirán 46 años del bombardeo a La Moneda” por la aviación militar en el marco del sangriento golpe de Estado liderado por Augusto Pinochet para imponer ese modelo neoliberal.

“Este es el modelo” económico, social y cultural que para “tratar de disfrazarse de progresista” difunde y propone “Talvi” de cara a las elecciones de octubre, advirtió Sánchez. “Esos países no le llegan a los talones de lo que ha construido Uruguay en este tiempo”, reflexionó. A la hora de votar el futuro del país “no habrá que comerse la pastilla”, alertó.