EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Alejandro Sánchez: El gobierno tiene una política económica ortodoxa y no se da cuenta que los balances tienen que cerrar con la gente adentro
23/04/2021
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2021/04/20210423_SANCHEZ.mp3
Descargar Audio

El proyecto “neoliberal” del gobierno aumenta la pobreza, la desigualdad, la informalidad y la concentración, haciendo necesario “construir una alternativa nacional y popular” para sacar al país de la crisis y esto requiere que “las organizaciones sociales, la gente, los partidos de la oposición nos organicemos”, convocó el senador frenteamplista Alejandro Sánchez.

“Las medidas para atender la crisis son pobres, no tienen el impacto ni la duración” que exige la profundidad de una debacle que se acentúa, “pero tampoco hay medidas pos-pandemia, para empezar a pensarla y construir alternativas para la salida de la crisis. Ahí están las principales críticas que hacemos a las medidas del gobierno”, señaló el legislador del Espacio 609 a INFO24.

Esa insuficiencia de las medidas deriva de que “la política económica de este gobierno es irracional, tal es la irracionalidad que no la está aplicando ningún país en el mundo ni la recomienda ningún organismo internacional. Porque en el medio de la pandemia, procesar un ajuste generalizado a la baja de los salarios, un ajuste del Presupuesto público, un recorte de 15.000 millones de pesos y festejar un ahorro de 600 millones de dólares cuando tenés 100.000 pobres más, tiene un grado de irracionalidad absoluta”.

Y ello obedece a una opción. “El gobierno está para defender al  ́malla oro ́, lo ha dicho explícitamente. Entonces, desde esa visión ideológica, en donde lo más importante es el déficit y no la gente, y donde el objetivo del gobierno es defender al  ́malla oro ́ y no al pelotón, naturalmente surgen estas políticas económicas que son inexplicables en el mundo”, recalcó.

Lo ejemplificó con algo “que se registró en Uruguay en el último año: el crecimiento de los depósitos del sistema financiero, es decir la plata que guardan los  ́malla oro ́ en el sistema financiero uruguayo y en el exterior, ascendió en el año 2020 a 4.000 millones de dólares, pero a esos no les pedimos un esfuerzo. En realidad las medidas que ha tomado el gobierno en términos tributarios han sido aumentarle los impuestos a la gente, a los jubilados, los que trabajan, aumentando el Imesi, el IVA, el IRPF, el IASS, y eso le significó al Estado aumento de recaudación. Pero cuando miramos cuáles son las cargas impositivas para los  ́malla oro ́, el gobierno tomó un camino totalmente distinto, de perder recaudación porque les ha mejorado las condiciones a los que tienen mucho dinero para que vengan a instalarse en Uruguay; porque modificó y flexibilizó las condiciones de la Ley de Inversiones; porque (…) exoneró del pago del Impuesto al Patrimonio a los grandes terratenientes”, reseñó algunas decisiones de política tributaria.

“Es decir, el camino del gobierno ha sido, para los  ́malla oro ́, bajar los impuestos y que pierda recaudación el Estado; y para el pueblo en general, aumentar la carga impositiva. Entonces ese combo genera una caída del consumo, de la calidad de vida de la gente, y estas medidas que ha planteado el gobierno no van a detener que sigan cayendo familias en la pobreza. Esto nos pasó el año pasado” con 100.000 personas más caídas en la pobreza, como “nos decía el Instituto de Economía hace un año” pasaría. “Tenemos un gobierno con una política económica ortodoxa, que privilegia la cuestión del déficit fiscal y no se da cuenta de que los balances tienen que cerrar con la vida y la felicidad de la gente adentro”, recordó Sánchez.

Luego remarcó el contraste entre la tendencia mundial y la orientación del gobierno. “En la situación de pandemia, donde se retira la inversión porque el capital privado es cobarde, cualquier organismo internacional, cualquier economista que haya pasado por cualquier facultad de Ciencias Económicas, recomienda que los Estados deben invertir más y equilibrar las cargas tributarias para que los que tienen más altos ingresos, colaboren con esa inversión expansiva a efectos de sostener un shock negativo que genera la crisis del covid-19. Pero Uruguay está yendo en un camino totalmente contrario, que nos traerá (…) una sociedad más empobrecida y más concentrada, porque el que más tiene, cada vez guarda y tiene más y no le cobran impuestos; y al que menos tiene, cada vez le cobran más impuestos, tiene menos trabajo y enormes dificultades para subsistir”.

“El verdadero ajuste de la economía es empobrecer a la población y cuando uno va cayendo en la pobreza, no llega a fin de mes, tiene problemas para pagar el alquiler, termina sucediendo que (…) uno acepta trabajar por menos recursos porque no tiene más remedio, tiene que agachar la cabeza y seguir. Y comienza a crecer el sector informal porque uno acepta trabajar en negro porque (…) tiene que levantar la olla hoy”, graficó.

Esto es “un ajuste a la baja de las remuneraciones de la fuerza de trabajo”, que es “el objetivo cuando se nos dice explícitamente que  ́el problema es que el Uruguay tiene costos laborales muy altos y que hay que bajarlos ́. Bajar los costos laborales es que te van a pagar menos y vas a tener menos plata para llegar a fin de mes. Eso termina generando una situación de precarización de las condiciones de trabajo y de la vida de la gente. Te están achicando el bolsillo y cuando te achican el bolsillo uno empieza a ser más precario”.

“Se está haciendo un alineamiento a la baja de la economía uruguaya” y esto “también incluye la concentración de la economía, porque la mayoría de las empresas del Uruguay son pequeñas y medianas”, es decir que “no tienen espaldas para resistir un shock negativo”, por lo que “van a terminar cerrando sus puertas”, con lo que aún más “se va a concentrar la economía en pocas manos y después van a tener la capacidad de fijar precios”, tal como “la estrategia que está llevado adelante el sector supermercadista”.

Frente a esta política económica “que plantea una visión neoliberal” de la economía y de la sociedad en su conjunto, “es necesario construir una alternativa nacional y popular. Y eso requiere que las organizaciones sociales, la gente, los partidos políticos de la oposición nos organicemos”.