EN VIVO

1 seg
|
1 seg

M24 Plena

Alejandro Acosta, de la Unión Autónoma del Gas: es momento de tomar las medidas necesarias para agilizar la salida de Petrobras del Uruguay
05/06/1919
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2019/06/20190605-ACOSTA.mp3
Descargar Audio

Entrevistado en InterCambio el dirigente sindical Alejandro Acosta, de la Unión Autónoma de Obreros y Empleados del Gas, habló sobre el complejo contexto del conflicto con la empresa madre de Montevideo Gas, es decir la compañía brasileña Petrobras, contencioso que para el Sindicato ya trasciende largamente los aspectos económicos y laborales locales.

Ayer martes 4 Petrobras rechazó la tercera propuesta colocada por el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, para destrabar el bloqueo haciendo que las partes cesen sus medidas y se negocie una salida ordenada del conflicto y de la empresa respecto del país.

Acosta reseñó que “la propuesta de los Ministerios de Trabajo y de Industria, Energía y Minería (…) implicaba un espacio de menos de 30 días (…) sin medidas (…) de ninguna de las dos partes” para “intentar buscar un acuerdo”, pero el planteo oficial “fue rechazado de plano por Petrobras”.

Recordó que “el 3 de abril (…) el ministro de Trabajo”, Ernesto Murro, “hace una propuesta” también orientada hacia la distensión y en una situación “mucho menos compleja” que la actual, pero entonces “la empresa también se negó” a negociar desde concesiones recíprocas.

En rigor, “desde hace mucho tiempo” la compañía “se viene negando a encontrar soluciones” para mantener al mismo tiempo “el servicio público y las fuentes de trabajo” en Montevideo Gas. “Ellos en estas instancias de negociación (…) a lo único que se remiten (…) es a reducir los costos laborales”, explicó el sindicalista.

Pero como “acá hay una concesión de servicio público” del Estado a la empresa, ésta “no se puede ir de buenas a primeras” ya que tiene obligaciones por cumplir. Y dado que antes “perdieron un juicio con Conecta”, la empresa proveedora de gas en el Interior, por una causa similar, “están buscando una fórmula de salida” del país “que les deje las mejores condiciones” corporativas a la hora de concretar el egreso.

Conforme a ese objetivo, la situación que la compañía genera con las sanciones, incluyendo decenas de despidos, y con el rechazo a negociar una solución en base a iniciativas del propio gobierno, apunta a “presionar al Poder Ejecutivo” al crear una situación de hecho que impide todo acuerdo.

Al mismo tiempo, desde la perspectiva nacional y oficial, “dejar que (Petrobras) siga en el país como está” actuando hasta el presente, “va a traer enormes perjuicios” no solo a la empresa y los trabajadores sino al Estado como tal, advirtió Acosta.

En este momento “estamos al borde de la posibilidad de dar el servicio público” por estar trabajando con un mínimo de personal debido a las sanciones, y “perder el 50%, 60%” del resto de la plantilla a causa de nuevos despidos y sanciones solo hará que “empeore” el servicio, alertó.

“La empresa demuestra que atrás de esa actitud no está reducir los costos laborales” sino “salir” del país en las mejores condiciones, remarcó. De ahí la necesidad de “tomar las medidas necesarias para agilizar la salida de Petrobras del Uruguay”, resguardando al máximo los intereses nacionales.

“De concretarse todas” las demandas y pretensiones de Petrobras, “el Sindicato del Gas desaparece” porque la compañía “viene derecho hacia nosotros”. Por eso “creemos que ha pasado a otra situación” que trasciende las dimensiones económica y financiera, caracterizó. “Quizá sea el momento de encarar una negociación con Petrobras” desde el gobierno para acordar al más alto nivel la salida de la empresa del país, razonó.

“Hoy el servicio depende de poquitos trabajadores”, precisó el entrevistado. “Estamos al borde, con el personal que tenemos, de no poder responder correctamente” eventuales complicaciones con el suministro, avisó.

Después cuantificó la deteriorada evolución del servicio, informando que “este mes perdimos 252 usuarios” y esto sucedió “no por las acciones sindicales”, que en ningún caso han puesto en cuestión la provisión ni la calidad del servicio. “Tenemos tres veces más retiros de medidores que instalación de medidores nuevos”, graficó al respecto.

“Esto es mucho más que un conflicto meramente sindical”, recalcó Acosta, y explicó a continuación que en el marco de la huelga por tiempo indeterminado que los trabajadores iniciarán el próximo lunes, “vamos a instalar un campamento en la Plaza Independencia (…) frente a las oficinas gerenciales” de la compañía.

Harán entonces “una paralización total, siempre manteniendo el suministro del servicio” de gas, pero no el resto de las funciones y tareas. “De nuestra parte va a estar todo el esfuerzo para que esté asegurado” el servicio de gas, excepto “los trámites comerciales y todo eso”, que no estarán cubiertos.