EN VIVO

1 seg
|
1 seg
Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS
Al Mercosur le falta no pararse tanto en los intereses nacionales y ver la región en su conjunto, dijo ex coordinadora del bloque
25/03/2021
Descargar Audio

El Mercosur cumple 30 años marcados por “cierto descontento” de países socios y sectores económicos, tres décadas con déficits políticos decisivos como no saber “hacia dónde” construir un “desarrollo conjunto” y carecer de un “tipo de liderazgo” que trascienda localismos, evaluó en  ́El Menú del Día ́ la ex coordinadora de la Secretaría del Mercosur, Daiana Ferraro.

Ferraro evaluó que “si pensamos un poco en cómo ha funcionado el Mercosur, en general hay un cierto descontento para un lado o para el otro. Todos queremos más del Mercosur” tanto “en el sentido de oportunidades” como en “integración competitiva”, pero “no estamos convencidos de que el bloque haya significado la integración competitiva de las economías”.

Ante tal evidencia, “partir de un buen diagnóstico de por qué pasa eso es clave para poderlo hacer funcionar” conforme a un núcleo de expectativas que sean compartidas por sus socios, razonó la diplomática y politóloga.

Destacó que el Mercosur “a nivel económico es un bloque importante (…) mantiene un peso económico importante” y también “posee una gran cantidad de reservas de diferente tipo”, además de contener un activo intangible con proyección estratégica y es que “nos permite intercambiar sobre políticas” comunes posibles referidas a “un desarrollo conjunto”.

“Pero no nos ponemos de acuerdo en cómo puede ser ese desarrollo” y se reitera desde “hace tiempo” que los países integrantes “no estamos arribando a consensos sobre lo que quiere cada uno y (…) siempre es más fácil echarle la culpa al otro de los que nos sale mal”, anotó como déficit.

El camino para superarlo pasa por generar una “mayor oferta productiva” en el marco de una acordada “complementariedad económica”, apuntó la entrevistada. “Para poder usar el Mercosur como plataforma necesitamos avanzar en esos temas” y “para eso la única forma es tener acuerdos y consensos sobre hacia dónde” quieren los Estados construir ese desarrollo.

Ferraro subrayó en esa dirección que “está faltando desde hace un tiempo (…) no pararse tanto en los intereses nacionales sino poder ver la región en su conjunto y eso implica que exista un tipo de liderazgo que hace mucho tiempo el Mercosur no está teniendo”, señaló como otra carencia básica.

“A su vez” y ligado directamente al punto anterior, “las dos economías principales”, es decir Brasil y Argentina, “no están llegando a acuerdos y realmente son un problema para nosotros porque les vendemos a ellos: Brasil es el 15% de nuestro comercio y Argentina el 5%. Si no seguimos profundizando esto, no vamos a tener dónde colocar aquella oferta de exportaciones que tenemos con más valor de trabajo de los uruguayos. Porque a nuestros principales socios comerciales no les vendemos trabajo de los uruguayos, les vendemos más bien commodities”, recordó Ferraro.