˂ Volver a Portada

A pesar de la pandemia, CNFR logró concretar una de sus máximas expresiones democrática, la Asamblea Anual Ordinaria

Escuchar


El 29 de abril se realizó la 105° Asamblea General Ordinaria de la Comisión Nacional de Fomento Rural (CNFR) en forma virtual a través de la plataforma Zoom, con la participación de delegados de las organizaciones afiliadas.

Al inicio de la actividad participó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos Uriarte, quien trasmitió su saludo a la Asamblea, destacando la importancia del trabajo que realiza CNFR en el sector agropecuario y en la vida del Uruguay. “Cuenten conmigo como un productor más”, afirmó al finalizar su mensaje.

Por su parte, el presidente de CNFR, Tomás Garrido, agradeció la participación del jerarca y valoró positivamente su apertura para trabajar diversos temas con las gremiales del agro.

Al respecto de los temas tratados en la Asamblea, Mario Buzzalino, vicepresidente de CNFR, destacó que además de los asuntos formales que por ley deben tratarse en estas instancias, tales como la lectura y aprobación del Acta de la Asamblea anterior, la memoria de lo actuado y el balance, se evaluó la gestión de los representantes de esta entidad en los diferentes organismos en los que la gremial cuenta con un delegado en los respectivos directorios; la creación del Instituto Nacional de la Granja; la nueva gobernanza de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana (UAM); y la creación de in instituto que tiene por cometido el combate a la bichera del ganado; entre otros.

Para Buzzalino, esta Asamblea llevada a cabo de manera virtual por las restricciones impuestas por la pandemia por Covid-19, además de ser una experiencia nueva, fue exitosa, a pesar de las dificultades propias que genera la falta de contacto para llevar a cabo procesos organizativos cotidianos.

El Vicepresidente de CNFR destacó que la Asamblea agradeció la gestión de la Mesa Ejecutiva de la gremial y a los equipos técnicos y contables, por los resultados alcanzados. En el mismo sentido, la Asamblea reconoció la labor de sus representantes en los directorios que la institucionalidad agropecuaria.

Respecto a la UAM, Buzzalino manifestó que desde el principio, CNFR entendió inoportuno el planteo del Poder Ejecutivo -realizado a través del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP)- acerca de modificar la gobernanza de esta entidad. La iniciativa, que dejaba fuera del Directorio de la organización al gobierno departamental de Montevideo, fue incluida en la Ley de Presupuesto Nacional en medio de la campaña electoral de cara a las elecciones departamentales, en las que la ciudadanía debía elegir a los titulares del ejecutivo y del legislativo de cada departamento del país.

Esta circunstancia retrasó la inauguración del Parque Agroalimentario administrado por la UAM, lo que representó «una injusticia, por una cuestión relacionada con lo político partidario», según el dirigente gremial.
No obstante -agregó- «el tema se saldó muy bien, hubo gente con muy buena intención, se apostó a un diálogo que fue bastante efectivo, y ahora hay que trabajar. Primó la cordura y finalmente hubo acuerdo».

Según lo laudado por el sistema político, la presidencia de la UAM quedó a cargo de la Intendencia de Montevideo y la secretaria general corresponderá al MGAP en representación del Poder Ejecutivo, jerarquizando el papel de este Ministerio, que desde 1990 ocupaba una silla en el Directorio del viejo Mercado Modelo, hoy devenido en Parque Agroalimentario.

La inauguración del Parque Agroalimentario significó que Uruguay pasara de contar con el mercado mayorista de alimentos en actividad más antiguo de América, con sus 84 años de vida a cuestas y todos los problemas inherentes a una infraestructura inadecuada para este propósito, a tener el más moderno del continente, en cuyo diseño se consideró la prestación de servicios y desarrollo logístico de última generación.

Con respecto de la labor de los delegados de CNFR en diferentes institutos oficiales, la Asamblea destacó la gestión y grado de incidencia de todos los representantes de la agricultura familiar.

En este sentido, Buzzalino destacó especialmente el trabajo de José Manuel Mesa, integrante de la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), organismo en el que además del Poder Ejecutivo, también están representados los grandes ganaderos, la industria y los comerciantes minoristas.

Para el Vicepresidente de CNFR, la capacidad de incidencia de la producción familiar “en ese mundo complejo, competitivo y difícil que es el mundo de la carne, nuestro delegado ha hecho un muy buen trabajo. No hay una diferenciación entre productores familiares y empresariales». Cabe recordar que es la producción familiar la principal responsable de la cría, y de hecho, la mayor parte de los criadores son afiliados a CNFR. «Hay que estar siempre atento, porque como sector más débil en una cadena tan importante -probablemente la más importante del país- requiere atención permanente, y tenemos plena confianza en nuestro delegado», concluyó Buzzalino.