EN VIVO

1 seg
|
1 seg

El Viaje

Foto: Santiago Mazzarovich /adhocfotos
A la gran prensa no le interesa nada la honradez informativa pero se autodefinen ‘liberales’ ́cuando justificaron la existencia de la dictadura
02/10/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/10/201002-MUJICA.mp3
Descargar Audio

En su espacio de reflexiones en M24 el senador frenteamplista José Mujica subrayó la relevancia de medios como esta emisora que permiten informar y expresar lo que ocultan y censuran “los especialistas en ́grietología ́”, como el periódico que sirvió para “justificar la existencia de la dictadura”.

Mujica dedicó su columna de este viernes 2 a celebrar la existencia de “una radio amiga” como la M24, “una salida de esperanza” en un contexto mediático hegemonizado por “los especialistas actuales en ́grietología ́, que viven adulando al gobierno” y que “han logrado implantar de hecho una especie de pseudo-oficialismo informativo”, al punto de que “hay un hombre del gobierno especializado en llamar por teléfono y presionar”.

Como ejemplo de ese dominio recordó que “hoy es una fecha importante del Cudim”,instituto científico sanitario cuya mera existencia “significó una batalla fenomenal, de muchos años para poderlo financiar (…) y que tiene el resonador (…) más importante no solo que hay en nuestro país sino que hay en América Latina”, una institución médica que “por ser de origen público ha generado enormes inquietudes en el empresariado médico”.

“Lo notable es que hoy hubo un acontecimiento” vinculado al Cudim pero “nadie, absolutamente nadie” dedicó ni siquiera “una pequeña frase de reconocimiento a quienes fueron los fundadores, sobre todo a Henry Engler, que vino desde Suecia” y para lograr instalarlo supo librar “una batalla proverbial. Ni una mísera palabra de reconocimiento” sino al revés, “quienes llegaron hoy” a dirigir “Salud Pública se visten con ropa ajena” en la conmemoración “y naturalmente, la prensa no va a decir nada”. De este modo “todo queda como si fuera una cosa lograda hoy, nada de la historia”.

El legislador dio otro ejemplo del rol que cumple esa prensa hegemónica. Al efecto aludió a “una discusión que hubo en el Senado” hace solo un par de días y en la que “participé muy poquito”, apenas “ocho o diez minutos” que sin embargo bastaron para sacar “las conclusiones más espectaculares porque le pedí a Manini Ríos, que tiene la responsabilidad de conseguir verdades en las cuestiones de los desaparecidos. Es de los pocos que puede lograr lo que otros no” en información y tras reconocerle “su inteligencia y su capacidad, ahora sacan la cuenta que lo elogié” y otras cuentas erróneas.

“Es una prensa” a la que “no interesa para nada la honradez informativa”, pero aún “lo más notable es que se autodefinen ́liberales ́. Antiguamente se definían como ́nacionalistas ́, ahora se definen como ́liberales ́. En todo caso, el grado de liberalismo pasa por la registradora, porque no llegan a ofrecer la versión de quienes piensan distinto sino que todo es agua para el mismo molino. Por eso tienen importancia estas pequeñas ventanas” que permanecen “abiertas para decir lo que se piensa” sin que quede oculto.

Asimismo “es notable el ́camaleonismo ́” de gente como “el segundo senador de Cabildo” Abierto, quien “entró en la época de Lacalle en la Presidencia de la República como escribano de gobierno y se mantuvo indefinidamente en ese lugar en los gobiernos del Partido Colorado y después (…) en los tres gobiernos del Frente Amplio. Y ahora, seguramente ya jubilado, dice cualquier cosa del Frente Amplio pero se quedó 15 años al lado del Frente Amplio cumpliendo las funciones de escribano de gobierno (…) prendido de la teta porque de otra cosa no puedo pensar”, reflexionó el legislador sobre el actuar de Guillermo Domenech.

“Esto es lo que tiende a desprestigiar a la política porque hay derecho a pensar como se quiera, pero hay que asumir actitudes en consonancia” y por ejemplo, “si se odia (…) a quienes estuvieron, no era ético quedarse al lado trabajando y cumpliendo una función con el pretexto de ser funcionario”. Esta conducta “se le puede pasar por alto a un trabajador común y corriente, pero no (…) a un universitario con todas las posibilidades para vivir en nuestra sociedad. Estas son las cosas que terminan desprestigiando a la política”, actividad que “tiene que ver con la vida y los problemas de la gente y hay que estar comprometido con ella”.

En definitiva, lamentó el líder del MPP, “no me extraña que la gran prensa no difunda estas cosas, nunca las va a difundir, pero se han agravado ciertas características que estaban insinuadas en el pasado y que a veces le costaron mucho a la historia del Uruguay”, tales como “aquellas amargas páginas en las que por 1945 el periódico más grande de este país fundamentaba por qué había que hacer una intervención multilateral en la República Argentina”, posición que a la postre “sirvió con amargura para justificar en alguna medida la existencia de la propia dictadura”, recordó.