A 75 años del Día de la Victoria: «Quien retomó Berlín fue la URSS, no EEUU»
11/05/2020
https://www.m24.com.uy/wp-content/uploads/2020/05/200509-02-TELE-ANIVERSARIO-2DA-GUERRA-MUNDIAL-1.mp3

«El mundo tiene que reconocer que la amenaza de exterminio masivo puede venir por diferentes vías y la única posibilidad de protegerse es unir las fuerzas sanas de la humanidad», declaró a Sputnik Vladimir Davydov en referencia a los 75 años de finalizada la Segunda Guerra Mundial (SGM) y la actual coyuntura global.

«Pienso que hay muchos sucesos simbólicos hoy día que nos obligan a reconocer el significado de este aniversario», afirmó el director académico del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia de Ciencias de Rusia.

En tiempos de COVID-19 los temas que marcaban la agenda política, social e informativa parecen haber quedado al margen, pero no desaparecen. Por el contrario, Davidov advirtió que asuntos como «el desarrollo sostenible, el calentamiento global» se van a hacer sentir «con fuerza mayor al sobrepasar la pandemia».

«Hoy tenemos que incluir las amenazas de pandemias en el condicionamiento del desarrollo sostenible. No es menor la amenaza de factores de exterminio biológico que los factores de carácter de calentamiento global», consideró el entrevistado.

Para el experto, basándose en esa experiencia de la Segunda Guerra Mundial, «tenemos que enriquecer nuestra percepción de la amenazas existenciales y cómo protegerse de todo eso. Comienza la hora de repensar muchos procesos globales, amenazas globales y posibilidad de esperanza globales».

Otro tiempo, ¿mismo contexto?

Para el académico ruso, si bien en 75 años han pasado muchas cosas y no es comparable el desarrollo de entonces con el de hoy, sí existen puntos de contacto entre la actualidad y el contexto que dio paso a aquel gran conflicto militar.

«Es difícil salir de ese proceso que podemos llamar de divergencia, estamos llenos de divergencias de diferente índole», describió. Algo parecido ocurría antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando «también había gran divergencia en nuestro mundo y al no poder encontrar los remedios comunes eso significó una catástrofe global. Pienso que nuestras generaciones tienen que madurar más rápido que antes», apuntó Davydov.

«Para mí es algo especial porque tengo casi la misma edad, soy un poco mas viejo que este aniversario. Soy hijo de aquella Segunda Guerra Mundial, nacido en 1943. Teniendo muchos de mi familia que participaron de la guerra, no es algo ajeno, es común para nuestro pueblo y los pueblos de la ex URSS», relató.

Al respecto, señaló que «todavía no sabemos todas las pérdidas humanas y materiales de esa guerra, aún hay muchos deberes y obligaciones de nuestra generación y de nuestros hijos para conocer a fondo el significado de la SGM».

Propaganda versus realidad

«Tenemos que cuidar mucho y pensar mucho más que antes en la memoria histórica», planteó el entrevistado al referirse a la interpretación de los hechos, proceso que en muchas ocasiones vacía de contenido y de realidad a lo sucedido. En este sentido, es necesario «recomponer nuestros sistema de valores porque la memoria histórica está en el centro de nuestro sistema de valores» y su destrucción es muy dañina.

Lo que expresa Vladimir Putin cuando habla del significado de este aniversario está relacionado con eso: «la humanidad tiene que reconocer, defender, la memoria histórica», apuntó Davydov.

El entrevistado aludía a la defensa de Rusia de su participación en la SGM como heredera política de la ex URSS frente a las interpretaciones occidentales que subestiman su participación.

Por ejemplo la batalla de Stalingrado [invierno de 1942-43] que cambió el curso del conflicto, y no el desembarco de los aliados en Normandía en junio de 1944, como impuso la narrativa dominante en Occidente. A partir de aquella derrota, las fuerzas del Tercer Reich comenzaron una retirada paulatina ante el avance del Ejército Rojo.

«Se nota un intento de apropiarse de una mayor porción de gloria en esa victoria de hace 75 años. Pienso que es una conducta de mala educación, debe ser basada no en los intereses políticos sino en los conocimiento científicos, históricos de los hechos», enfatizó Davydov.

El académico ruso destacó que «es muy fácil comparar la cantidad de víctimas de la URSS, ucranianos, rusos, bielorrusos, uzbekos y de otros pueblos, que sobrepasa con creces lo que perdió EEUU».

Finalmente, Davydov reflexionó que «otra cosa muy fácil de conocer es quién retomó Berlín como capital de Alemania, Viena como capital de Austria y quien conquistó la victoria en la toma de Budapest en Hungría, una de las claves del campo hitleriano. Fue la URSS y no EEUU. Los centros más importantes del Estado nazi-fascista y sus aliados fueron conquistados por el Ejército Sovietico».